Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres años de espera por una licencia

Un promotor construyó dos edificios en el entorno de la Iglesia de los Franciscanos en el Parque de San Lázaro y después de más de 1.200 días sigue sin permiso de ocupación

El edificio construido en el Parque de San Lázaro. // Carlos Peteiro

"De película". Así define el empresario ourensano José Benito López Morenza, de la empresa Benito López S.A, el procedimiento de ejecución de los dos edificios que rodean la Iglesia de los Franciscanos, en el Parque de San Lázaro, y su posterior concesión de la licencia de ocupación por parte del Concello de Ourense que actualmente está en un proceso judicial, después de dictar sentencia a favor del Concello de Ourense y recurrir el promotor dicha sentencia.

El promotor denuncia públicamente "los errores" en la concesión de la licencia de ejecución y se puso en contacto con la oposición para que insten a crear una Comisión de Investigación Municipal sobre el procedimiento de dicha licencia. El PSdeG y el BNG están dispuestos a solicitarla, pero de momento no se celebraron las juntas de área de Urbanismo debido a la crisis de ingobernabilidad que está vigente en el Consistorio Municipal.

Cronología

Los monjes Franciscanos y la empresa Benito López S.A. llegaron a un acuerdo por el cual dicha entidad tenía el derecho de explotación del contorno de la iglesia, declarada Bien de Interés Cultural, para la construcción de dos edificios. Para ello, el empresario realizó un primer proyecto donde se estipulaban seis alturas y dos sótanos. En un primer momento, los dos sótanos fueron denegados por los técnicos municipales. Sin embargo, la autoridad competente para la aprobación de dicha obra, la Dirección General de Patrimonio de la Xunta de Galicia, emitió un informe favorable para la construcción del proyecto base con un sótano.

Después de la autorización de la Xunta, la licencia municipal de ejecución de la obra contempló, de nuevo, dos sótanos. Dicha modificación no fue informada, según advierte el empresario ourensano a la Xunta, y admite que "con el fin de obra se subsana el error y no pasaba nada". Es en este momento cuando el promotor pide al Ayuntamiento parte de las costas pagadas porque "paso de construir 3.800 metros cuadrados a hacer solamente 3.100 metros cuadrados. Y el proyecto pasa del 1.400.000, con los dos sótanos, a los 1.300.000, con tan solo un sótano. Cuando me conceden, de nuevo los dos sótanos, me parece raro".

El empresario ourensano describe que "desde la solicitud que hago en el Concello para que me concedan la licencia de ocupación, empieza la juerga". José Benito López entrega el 29 de mayo de 2017 la documentación oficial obra por registro. La ley de ocupación de vivienda establece que la Administración, previa visita de comprobación, debe resolver la solicitud y notificársela a la persona en un plazo máximo 2 meses desde el registro de la solicitud. "Estamos en 2020 y todavía no la tengo", afirma el empresario.

El técnico municipal encargado de la licencia de ocupación "no se presenta a ver la obra si no que hace un informe desde la documentación que le entrego y me dice que hay un error material. Es correcto, donde dice dos sótanos, solamente hay uno. Pero es que es este técnico el que después de aprobar Patrimonio una obra con un sótano, nos vuelve a dar dos sótanos. Aun así, presento un escrito para subsanar el error y ya está".

El 18 de junio de 2017, una junta de área, a pregunta de un ex arquitecto y ex técnico municipal, detecta un error en la licencia de ejecución contrario a la normativa que el Concello dio al empresario por la construcción de un muro en la parte de la obra de Cardenal Quevedo. Desde el Concello le piden modificarla y el promotor rebaja el muro y llama al técnico municipal para que verifique la modificación.

Seis meses después de la presentación de la solicitud para la concesión de la licencia de ocupación, octubre de 2017, sigue sin tener la licencia.

El 15 de febrero de 2018 deniegan de nuevo la licencia de ocupación y el 27 de febrero acuerdan incoar un expediente, que se lo comunican al día siguiente al empresario, para que reponga la legalidad, y el 1 de marzo ya se hace efectiva dicha incoación.

En julio de 2018, la demanda interpuesta por José Benito López por la no concesión de la licencia de ocupación es admitida a trámite por el juzgado y sentencia favorable a favor del Concello, una sentencia que el promotor recurrió.

El promotor advierte que "no aguanto más y solicito una Comisión de Investigación para esclarecer los sucedido con mi licencia de ocupación. Porque aquí lo que no se sabe, no sucede. Lo único que se sabe es que no tengo licencia de ocupación, que es lo que ellos se han encargo de hacer saber".

José Benito López explica que todavía está esperando por la licencia de ocupación de los dos inmuebles construidos y admite que "espero que intervenga la Fiscalía como lo hizo la otra vez en 2015, porque no aguanto más esta injusticia que se está cometiendo ya que soy el perjudicado de un procedimiento donde se cometieron errores, se falsificaron informes, se falsificaron documentos públicos con la compulsación de una copia que entregué haciéndolo pasar como original y se mintió deliberadamente".

El promotor pone el foco en la presunta desaparición de documentos del Concello y advierte que "quiero que todos enseñemos las cartas boca arriba, yo tengo pruebas y las voy a sacar".

Compartir el artículo

stats