J.G.S.se conformó con las penas impuestas por dos juicios celebrados ayer en el Juzgado Penal Nº1 de Ourense por dos delitos de hurto.

Con un largo historial delictivo, el joven de 31, aceptó una primera condena de 6 meses de prisión, tras una rebaja de la condena pactada por el Ministerio Fiscal y la defensa ya que Fiscalía pedía 15 meses de prisión. Además, también se conformó con los 4 meses y medio de prisión por otro delito de hurto en otro establecimiento.El condenado acumula ya cinco condenadas por delitos de hurto.

Los hechos juzgados se remontan al 13 de enero, cuando el ahora condenado entró en un establecimiento del Concello de Barbadás y "con ánimo de beneficio ilícito" se dirigió hasta un establecimiento donde pidió "una hamburguesa y dos bocadillos" a la camarera que estaba en ese momento en el lugar.

En el momento en el que la rabajadora accedió a la cocina para atender la comanda, el penado "aprovechó el descuido de la misma, entró detrás de la barra y cogió la bolsa de cambios ubicada al lado de la caja registradora".

Según el escrito de acusación, J.G.S. hurtó 500 euros en monedas y pequeños billetes, huyendo del local.

Días después, el 2 de febrero de 2020, el condenado acudió a un bar de la Calle Lepanto donde estableciendo el mismo modus operandi volvió a hurtar de la recaudación de la caja. Esta vez el botín ascendía a 1.775 euros, que metió en un bolso y se alejó del lugar. Al poco tiempo, fue detenido portando la toalidad del dinero robado.

El dueño del primer bar, en Barbadás, renunció a interponer cualquier clase de acción.

En cuanto al segundo, el condenado deberá abonar una cantidad de 3.240 euros. También se le impone una pena de privación al derecho a conducir vehículos a otor y cilomotores durante dos años, además de hacer frente a las costas procesales.

Las rebajas de las penas se aplicaron después del acuerdo entre las partes por un atenuante de drogacción.