Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Directora del Centro de la Uned en Baleares

Judit Vega Avelaira: "Los políticos solo se ocupan de los pueblos durante la campaña electoral"

"Cuando yo era pequeña, teníamos dos o tres autobuses diarios a Trives; ahora hay uno"

Judit Vega Avelaira. // FdV

La ourensana Judit Vega dirige el Centro de la Uned en Baleares, el que realizó el mayor número de cursos de verano de España (17), con lo que batió el récord histórico de participación de alumnos, al contar con 3.000 inscritos de toda España y del exterior. El curso con mayor seguimiento aglutinó a 578 alumnos. Ha aumentado casi mil alumnos con respecto a 2016, en el que se desarrollaron 19 cursos.

-Las personas que lo deseen, ¿todavía pueden sumarse a algún curso?

-Continúan abiertos. Las personas que lo deseen, pueden hacerlos en diferido. Basta con solicitar la matrícula, y ya está. En cada curso damos un diploma, y un crédito de formación, que sirve para la carrera.

-Tiene mérito conseguir interesar a 3.000 alumnos, en el año del Covid-19.

- Si tú haces esas cosas, ellos se apuntan. Lo hemos conseguido porque la gente estaba en casa y tenía ganas de aprender. Normalmente se hace en presencial, online o en diferido, pero este año lo hemos hecho solo online, en directo. El profesor imparte el curso desde casa o desde el centro, y el alumno lo sigue en directo, o se graba y se hace en diferido. Durante el estado de alarma, hicimos cursos de extensión universitaria, que funcionaron de maravilla. Mucha gente dejó de darlos. Muchos centros también renunciaron a los cursos de verano, los estaban preparando y dijeron que no los hacían, pero yo soy así de salvaje y los saqué adelante, con un éxito rotundo. La actriz gallega Isabel Blanco ha impartido una ponencia desde A Coruña, dentro de nuestra programación.

-¿Cuánto tiempo lleva de directora del centro de la Uned en Baleares?

-Tan solo ocho meses, desde el 28 de octubre. Durante 16 años estuve de directora del Centro de la Uned en Berna (Suiza). Previamente estuve trabajando en las universidades de Friburgo y de Berna. Permanecí 29 años en Suiza.

-¿Usted se considera una víctima de fuga de talentos y de la sangría demográfica que sufre la Galicia interior, especialmente la provincia de Ourense, o fue una elección suya marcharse para Suiza?

-Fue una elección mía, pero la verdad es que marché para Suiza porque no veía otras posibilidades. Tampoco ayudan nada, para que la gente se quede. Precisamente este año, el escritor Sergio del Molino y yo estuvimos hablando durante una hora en el festival de cine de Palma de Mallorca sobre la España Vacía. Yo hablé de Galicia, justamente.

-¿Cuál es su receta para solucionar el tema demográfico, evitando la pérdida de gente joven y de talento?

-Los políticos solo se ocupan de los pueblos durante la campaña electoral, porque un voto de un pueblo vale más que el de una ciudad. Pero cuando son elegidos, y se marchan para un parlamento, ya no miran más por el pueblo, solo miran por el interés del partido. Por lo tanto, si los políticos no se implican, dotando de infraestructuras los pueblos, cada vez habrá menos gente. Yo creo que habría mayor calidad de vida, si en vez de haber ciudades grandes, la gente se fuera a vivir a los pueblos. Cuando yo era pequeña, teníamos dos o tres autobuses para ir a Trives desde Ourense al día. Ahora hay uno. Tren no hay. ¿Cómo haces, si no tienes abastecimiento de nada y no puedes moverte? No tienes un banco, no tienes Correos, no tienes nada. ¿Cómo va a vivir la gente en los pueblos? Para corregir esa tendencia, habría que dotar a los pueblos de las infraestructuras necesarias. De esa forma, estoy segura de que mucha gente joven se iría a vivir para allí, porque si tienes dotaciones, la calidad de vida va a ser mucho mejor.

Compartir el artículo

stats