La D.O. Ribeira Sacra realiza los controles de maduración para fijar el inicio recomendado de la vendimia, que prevé para "mediados de septiembre", según José Manuel Rodríguez, presidente del Consello Regulador. Asegura que se presenta bien aunque en algunos puntos hubo un comienzo de "brotitis" pero al llegar el buen tiempo "rápidamente se estabilizó".

En 2019 tuvo una cosecha de "récord" con más de 7 millones de kilos de uva, y este año prevé estar por debajo de un año normal en lo que "no solemos superar los 6 millones", por lo que "se rondará los 5 millones". La uva está en buen estado sanitario. Y las grandes bodegas mantendrán los precios de 2019, entre 1,10 y 1,30 euros el kilo, dependiendo de la zona y la calidad.