Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agrupación Cultural Auriense, una semblanza

Cabaleiro, Otero Pedrayo, Ferro Couselo y Carlos Guitián en Auriense (1969).

Con el presente artículo iniciamos una serie dedicada a las diferentes asociaciones culturales y artísticas que existieron en Ourense y su provincia, algunas de las cuales, por suerte, aun tienen vida, pero son muchas las que fueron desapareciendo en las últimas décadas, siguiendo también el proceso negativo irreversible de nuestra ciudad y provincia, verdaderamente en caída libre, sin que nadie le ponga remedio.

Por suerte, todavía siguen vivas asociaciones como los Cine Clubs "Padre Feijóo" de Ourense, el "Groucho Marx" de O Barco, "A Lanterna" de Viana do Bolo, el "Nosferatu" de Verín y el "Carballiño", la Coral de Ruada (con menos vida que nunca), el Liceo Recreo, la A. C. "O Cigarrón" de Verín, el Fato Cultural "Os Chaos" de Amoeiro (también con poca vida), el Ateneo (con local de prestado y casi nula actividad), y las fundaciones Vicente Risco, Curros Enríquez y Otero Pedrayo. Pero ya pasaron a mejor vida infinidad de entidades asociativas, como los cine clubs "Solpor" de Celanova (y otras secciones culturales celanovenses con esta denominación), el "Ziralla" de Allariz, "Os Cigurros" de A Rúa, el de Verín y el de Xinzo, el "Pía da Moura" de Entrimo, la asociación cultural "Candea" de Viana do Bolo, la asociación "Penas Livres" de Vilardevós, "Avantar" de Carballiño y en Ourense ciudad la Sociedad Filarmónica, que durante años organizó magníficos conciertos en el Liceo, el Orfeón Unión Ourensano, la Sociedad Recreativa de Artesanos, el Ballet Folclórico Ourensano y los grupos de teatro Valle Inclán (el más antiguo e importante, dirigido por Segundo Alvarado), Histrión 70, Rua Viva y Caritel. Por ello, el panorama actual casi es un erial. Hasta la Agrupación Cultural Auriense, a la que le dedicamos la presente semblanza, dejó de ser una auténtica asociación para convertir su local social en la plaza del Corregidor en un café cultural.

El próximo día 11 de noviembre del presente año la Agrupación Cultural Auriense va a cumplir 53 años, desde que fue creada en la misma fecha del año 1967 en nuestra ciudad, coincidiendo con la festividad del San Martiño, al amparo de la famosa ley de asociaciones franquista del año 1964. En los años previos a la transición, fueron creadas en Galicia numerosas asociaciones culturales de tipo galleguista. La primera en Compostela, en 1961, con la denominación de "O Galo". Y a continuación, en 1963, en Coruña, "O Facho" (con una magnífica actividad todavía hoy), la Asociación Cultural de Vigo en 1965, el Clube Cultural Valle Inclán de Lugo en 1966, que también albergó un cine club, "Amigos da Cultura" de Pontevedra en 1967 (el mismo año que la "Auriense"), "Abrente" de Ribadavia en 1969, con su famosa Mostra de Teatro, "Francisco Lanza" de Ribadeo en 1972, "Os Cigurros" de A Rúa en 1973, "Os Choupos" de Verín en 1974 y otras muchas en localidades gallegas más pequeñas, siguiendo el mismo modelo, y que desarrollaron un trabajo fundamental en la normalización de la lengua y la cultura gallegas.

En el nacimiento de la Auriense fue muy importante el ánimo e ilusión de los grupos galleguistas de la ciudad, muy activos en aquella altura. Cuyos miembros se reunían en tertulias como las del Café Miño, y los jóvenes y estudiantes de magisterio que tenían como "sede" el Café Coralín. Es imposible citar a todos los que integraban la que se denominaba "Atenas de Galiza", pero se debe destacar a los siguientes: Jesús Ferro Couselo, profesor del Instituto del Posío y director del Museo, Ramón Otero Pedrayo, Eleuterio G. Salgado ( "Leuter"), Bieito Fernández Álvarez, Joaquín Lourenzo, Salvador Rei, Antón F. Sánchez, Carlos Guitián, Nemésio Barxa, Pedro Merino y Santiago Docampo. La primera sede de la asociación estuvo en un local de la calle de Curros Enríquez, situado en el edificio número 35. Más tarde se adecentó un local en un bajo de la Plaza del Corregidor n.º 17, donde todavía hoy tiene su actividad el denominado Café Cultural Auriense.

La primera junta directiva de la agrupación estuvo presidida desde enero de 1968 por Nemésio Barxa Álvarez, un importante jurista y excelente persona, que, por suerte, lo tenemos todavía entre nosotros y casi con el dinamismo que siempre tuvo y su gran amor por nuestra lengua y cultura. El presidente de honor era el grande educador y profesor Ramón Otero Pedrayo, que hoy da nombre al Instituto más antiguo de la ciudad. En febrero de 1969 fue elegido presidente Jesús Ferro Couselo, que lo fue hasta finales del año 1973. En 1974 resulta elegido presidente José Lino Vázquez Monjardín, y ya en 1976, la junta es presidida por Antón Fernández Sánchez, conocido popularmente como "Antón da Ponte". En marzo de 1977 se hace cargo de la presidencia un gris Norberto Tabarés, que llegó a ser concejal ourensano. En junio de 1978 cogerá el relevo presidencial Antón Romasanta Vilarchao, y durante los años 1981 y 1982 ejercerá de presidente Xosé Lois González Vázquez. Los numerosos cambios de presidente son reflejo especialmente de la interferencia política errada de aquellos dirigentes más próximos al estalinismo, llenos de sectarismo, que incluso llegaron en su momento a cometer un error histórico, que fue la eliminación de la ANPG (Asamblea Nacional Popular Gallega) de un día para otro, hecho que Galicia lo pagó políticamente de forma abundante, incluso hasta el momento actual.

A lo largo de los tiempos, desde la creación de la entidad, formaron parte de las distintas directivas destacadas personalidades del mundo de la cultura y la enseñanza ourensanas. Entre ellas podemos mencionar a Millán Picouto, José Paz, Blandina Conde Cid, Xosé Lois Vázquez, Andrés G. Villar, Rogelio F. Comesaña, Pedro Luján Rojas y Milagros Freán, entre otros muchos.

En la primera etapa de la agrupación se llevaron a cabo múltiples y variadas actividades, a base de conferencias, excursiones e itinerarios culturales, organización de fiestas populares, como la fiesta del árbol y el día de las letras gallegas, y siempre todo en lengua gallega. En esta etapa se editaba mensualmente un boletín informativo interno, impreso a ciclostil, bajo el nombre de "Boletín da Auriense". Durante estos años, por suerte, participaban en las actividades personas ourensanas de todas las clases sociales y populares, incluyendo estudiantes, pues además las cuotas también eran asequibles a todos. En 1973 la entidad llegó a contar con unos 200 socios inscritos que pagaban su pequeña cuota mensual, con la que hacía frente a los principales gastos de la asociación, incluido el alquiler del local social y los gastos de luz y agua del mismo. En este mismo año, entre enero y mayo, se celebró un curso de lengua y literatura gallegas, cuyas clases se desarrollaban en un aula prestada por el Colegio de los Maristas. Entre los que impartieron las clases de este curso promovido por el ILGA, cabe destacar a Ogando Vázquez, Joaquín Lourenzo, Ferro Couselo, Blanco Amor, Carlos Casares, Manuel María y el inefable Ramón Lourenzo de Compostela.

Entre 1974 y 1977 la entidad desarrolló una actividad muy intensa: concursos de narraciones infantiles, continuación de las conferencias de temática variada, colaboración con el Cine Club "Padre Feijóo" en la organización de la tercera edición de las "Xornadas do Cine de Ourense", en la que el gobernador civil del momento Llobel Muedra ordenó el secuestro de la película "A Tola" dirigida por Miguel Gato, y que nunca más apareció. El año 1975 fue uno de los más interesantes en cuanto a actividades culturales, pasando por la asociación numerosos conferenciantes gallegos, entre los que destacamos a Méndez Ferrín, Manuel María, Casares, M.ª José Queizán, los economistas Beiras, López Suevos, Vilas Nogueira, Camilo Nogueira, Manuela Fraguela, el historiador Francisco Carballo y el grupo de teatro Avantar. Entre los temas debatidos cabe reseñar los siguientes: historia de Galicia, Castelao, estatuto gallego, economía gallega, literatura, etc. Y la autoridad competente del momento llegó a prohibir la celebración de mesas redondas dedicadas a la industrialización de nuestra tierra y a la seguridad social agraria. Incluso funcionó un pequeño grupo teatral dentro de la entidad, poniendo en escena piezas teatrales de Manuel María y de Picouto. Sin olvidar la organización de muestras de pintura y escultura, de cerámica popular, de libros gallegos, de grabado y de artistas plásticos ourensanos y del resto del país gallego. Participando también con su apoyo en las campañas por la amnistía, contra la instalación de celulosas y por la normalización de nuestro idioma. En el año 1976 Picouto coordina el curso de lengua gallega y pronuncian conferencias Camilo Nogueira, Lois Diéguez, López Facal, Manuel María, Jurjo Torres, Francisco Carballo, Bautista Álvarez, Villar Trillo, Cid Rumbao y José Paz, entre otros. Y también se le vuelven a prohibir algunos actos por la autoridad gubernativa, como una conferencia sobre la emigración y una mesa redonda con el título de "Colonialismo e clase obreira", además de los actos contra la ley de reforma política de 1976.

Desde 1977, con la consolidación de la transición política, la entidad tiene que iniciar nuevos planteamientos y estrategias, lo que no fue fácil por los hábitos que estas asociaciones habían adquirido durante años, teniendo que adaptarse a los nuevos tiempos, en los que las actividades políticas ya no tenían que ser clandestinas. Se continuaron organizando actividades culturales a base de mesas redondas, conferencias, presentaciones de libros y hasta sesiones ce cineforum. En los años 1977 y 1978 pronunciaron conferencias en la Auriense Anselmo L. Carrera, Enrique Harguindey, Manuela Barrio, José R. Pena, Miguel Mato, Margarita Ledo y Carlos Varela, entre otros. E incluso tuvo lugar un ciclo sobre urbanismo gallego con la participación de los arquitectos Carlos Almuíña, César Portela y Santiago Seara Morales. Otros temas de las numerosas actividades celebradas fueron el idioma, el teatro gallego, la educación y los medios de comunicación, pero se volvió a prohibir por el gobierno civil una mesa redonda bajo el título de "A sanidade en Galiza". Cabe destacar también que la entidad adquirió en esta época un proyector de cine en 16 milímetros, lo que facilitó la organización en el local social, con la colaboración del Cine Club "Padre Feijóo", de varios ciclos cinematográficos: uno de cine cómico con varias películas de los hermanos Marx, cine anti-imperialista, cine alemán y cine francés, con películas cedidas por el Instituto Alemán de Madrid y la cinemateca de la Embajada de Francia en España.

A partir de los últimos años de la década de los setenta y durante la siguiente década de los ochenta, la Auriense desarrolló un amplio e interesante programa de actividades de todo tipo, entre las que tenemos que destacar la participación en diferentes fiestas populares, como la del carnaval, los magostos y la de los mayos (en 1980 retiró su "maio" del concurso, por no estar de acuerdo con el jurado calificador), campañas de normalización lingüística, concurso de carteles y de redacción, festivales musicales (algunos con escenario en el Posío), conferencias, mesas redondas, presentación de discos y libros, mostras de prensa galleguista, cerámica, instrumentos musicales gallegos y de tejidos populares, sesiones de teatro gallego, creación de un grupo de gaitas y el grupo de títeres de la asociación. Y una muestra de homenaje en recuerdo del lucense Carlos Varela Veiga.

(*) Educador Social y Animador Cultural

Compartir el artículo

stats