La Fiscalía de Menores de Ourense señala en su memoria anual que "escasa incidencia han tenido las denuncias formuladas por acoso escolar", aunque hay que tener en cuenta que desde los centros y la Policía se intenta intervenir desde el inicio del conflicto para ponerle fin sin que sea necesario aplicar la vía penal. Cuando las conductas no se reconducen en ese primer nivel de detección y protección, la justicia actúa.

De entre las denuncias formuladas a lo largo del año 2019 por este tipo de conductas, "solo 6 han generado los correspondientes expedientes de reforma por un delito contra la integridad moral, siendo la mayoría de los hechos denunciados aislados y puntuales, teniendo su encuadre penal mayoritariamente en el ámbito de los delitos leves de lesiones, amenazas o coacciones", dice la Fiscalía.