Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El PP y dos socialistas tránsfugas presentan una moción de censura en Castrelo de Miño

El candidato popular Avelino Pazos tomará el relevo al regidor nacionalista Esteban Suárez en el pleno que se celebrará el día 10 de agosto a las 12 de la mañana

Un pleno del Concello de Castrelo de Miño, con Esteban Suárez al frente.

Un pleno del Concello de Castrelo de Miño, con Esteban Suárez al frente. // C.P.

El Partido Popular y dos concejales que abandonaron el grupo socialista presentaron ayer por la mañana una moción de censura en Castrelo de Miño, gobernado por el BNG. Por lo tanto, el pleno extraordinario se celebrará el día 10 de agosto, a las 12 de la mañana -tras otra sesión ordinaria-, en el que el candidato popular, Avelino Pazos, le tomará el relevo al regidor nacionalista Esteban Suárez. Pazos avanza que la decisión "tiene como única finalidad devolver la normalidad democrática e institucional que necesita nuestro Concello, tras un año de parálisis absoluta y falta de diálogo, por parte del alcalde nacionalista".

El grupo de gobierno responde con la convocatoria de un pleno extraordinario para el debate de una moción antitransfuguismo, hoy, a las 20 horas en primera convocatoria y a las 20.30 en segunda, en el salón de plenos del Concello. Y advierte que "no se admite participación a distancia".

Las negociaciones con los dos concejales que formaban parte del grupo socialista "se iniciaron después del esperpéntico pleno del pasado día 21 de julio y finalizaron este fin de semana con un acuerdo de mínimos, gracias a la voluntad de trabajo de dos personas que llegaron a la política local para ayudar al progreso de Castrelo de Miño y no para ser simples espectadores del desorden en el que está sumido el Concello, del desconocimiento de la gestión pública, por parte del actual equipo de gobierno, por la falta de proyectos y por la toma de decisiones arbitrarias que no miran el interés general de los vecinos".

El portavoz del PP sostiene que "tras un año de pasividad, desidia y prepotencia, por parte del BNG, en el que todas las iniciativas aprobadas en pleno acabaron metidas en los cajones, Castrelo de Miño no se puede permitir el lujo de seguir perdiendo más tiempo".

Ante esta situación, y "con el aval de las elecciones autonómicas", en las que el Partido Popular "obtuvo más del doble de votos que la formación nacionalista del alcalde y el 50% de apoyo electoral", los populares proponen a la corporación de Castrelo de Miño "una alternativa de gobierno para salvar el Concello del desastre al que inevitablemente el BNG nos lleva".

En el "acuerdo de mínimos" alcanzado entre el grupo popular, integrado por 3 concejales, y los dos exconcejales del PSOE, "figuran como principales medidas aprobar los presupuestos municipales, un nuevo organigrama de gobierno y de áreas y la aprobación del PXOM".

La nueva opción de gobierno, formada por el grupo del PP y dos exconcejales socialistas, anuncia otras actuaciones de urgencia, después de hacerse con el control de la alcaldía mediante una moción de censura, como "dotar de transparencia a los procesos administrativos para acabar con la opacidad absoluta de la gestión que hay actualmente", saldar todas las deudas pendientes que tiene el Concello con otras administraciones, el pago de todas las facturas pendientes a las pymes, mejora de los servicios sociales, la reparación de las deterioradas vías de comunicación municipales, el ensanche y pavimentación de la carretera que une Astariz y Macendo, un estudio de las infraestructuras y equipamientos municipales más demandados por la ciudadanía y potenciar el Club Náutico de Castrelo de Miño y el Parque Náutico de Galicia para que sea un referente internacional".

Por su parte, el secretario provincial del Partido Popular y vicepresidente de la Diputación de Ourense, Rosendo Fernández, indica que la alternativa de gobierno presentada ayer en Castrelo de Miño "tiene un objetivo único, que es el bienestar de los vecinos, para lo cual es indispensable tener un gobierno sólido frente a la inoperancia del actual alcalde y su manifiesta incapacidad para conseguir desde las municipales de mayo de 2019 un acuerdo que facilitase la gestión municipal".

El actual alcalde, Esteban Suárez, advierte que el PP ourensano "está rompiendo el pacto antitransfuguismo, supuestamente al margen de la dirección del partido", al contar con el apoyo manifiesto del presidente provincial de esta formación política, Manuel Baltar, del secretario provincial, Rosendo Fernández; del parlamentario popular, Miguel Ángel Viso; de la alcaldesa de Boborás, Patricia Torres; y del alcalde de Pereiro de Aguiar, Luis Menor.

Por su parte, el grupo municipal del BNG de Ribadavia -capital de la comarca de O Ribeiro-, presentó una moción "en defensa de la democracia municipal", en la que sostiene que "se trata de una moción ilegítima, pues incumple los pactos contra el transfuguismo, y antidemocrática, porque violenta la voluntad expresada por los ciudadanos que depositaron su confianza en una candidatura".

Los nacionalistas de Ribadavia sostienen que "la gravedad del asunto se agudiza, en cuanto a que los intereses personales pueden pervertir el ejercicio del mandato que un cargo electo recibe de la ciudadanía, pero este tipo de maniobras no pueden ser dirigidas por una organización política como es el PP, que de esta forma se convierte en promotor de la operación antidemocrática que se quiere perpetrar en Castrelo".

El BNG de Ribadavia considera que en este mandato municipal, igual que en anteriores, el alcalde de Castrelo de Miño "ha dialogado con normalidad con el alcalde de Ribadavia, atendiendo a sus propuestas de colaboración en proyectos e incluso declaraciones institucionales de mayor interés para el gobierno municipal de Ribadavia".

Compartir el artículo

stats