El grupo municipal del BNG en el Concello de Ourense presentó una iniciativa a favor de derogar la "ley Montoro". El objetivo de la misma es que los ayuntamientos puedan usar el remanente y tener mayor capacidad para afrontar la crisis económica del Covid-19. Seara y Reza destacaron la necesidad de un proyecto de futuro para Ourense tras un año de inmovilismo y señalaron que la figura del city manager es "absolutamente prescindible" y no posee capacidad ejecutiva.

El desacuerdo entre la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y la Federación Gallega de Municipios y Provincias (Fegamp) donde esta última, en un acuerdo plenario solicitaría que parte del remanente se había podido emplear también en el gasto corriente de los ayuntamientos gallegos, ven ahora acompañado por una moción que presenta el BNG en el próximo del ayuntamiento de Ourense.

En el caso de Ourense el remanente asciende a cerca de 120 millones de euros. Por eso, la formación nacionalista solicitará en el consistorio la derogación de la "ley Montoro", postura históricamente defendida por el BNG, ya que supone "un secuestro de los ayuntamientos para que no puedan aplicar políticas públicas" y mismo para servir a los intereses de las entidades privadas.

Desde la formación nacionalista entienden que esta moción abrirá la puerta a un largo debate, pero señalaron que el gobierno está incumpliendo "sistemáticamente" esta ley.