No es un hecho habitual, pero en el Concello de Laza el regidor del PP en el anterior mandato, José Ramón Barreal, para sorpresa propia y ajena, recupera la Alcaldía tras presentar su dimisión el socialista Jesús Blanco, que hace un año llegó al poder gracias al apoyo de Xuntos por Laza, al que ahora le reprocha que participe en una "pinza" con el PP. En el pleno de ayer, los socialistas no presentaron ningún candidato a la Alcaldía, concurriendo solo el PP y Xuntos por Laza. Esta situación conllevó a que a la hora de votar, el PP, con 4 ediles se apoyara a sí mismo, mientras el PSOE, con 3, se abstuvo, y los 2 independientes se votaron a sí mismo.

Para el portavoz de Xuntos por Laza, Jorge Lorenzo, el PSOE "le ha regalado la Alcaldía al PP." Asegura que viendo que los socialistas no presentaron candidato, él sí decidió hacerlo con la intención de no entregarle el poder a los populares, pero no lo consiguió tras la abstención socialista. Lorenzo reitera que el reproche del exregidor sobre una pinza con el PP es mentira.

Desde el PSOE, el exalcalde Blanco señala que su partido acordó a última hora no presentarse, y que él seguirá como portavoz y edil. "Haré una oposición sincera y leal, y no voy poner tantas trabas como me pusieron a mí si veo que son cosas beneficiosas para el pueblo". Asegura que ayer fue "un día triste para mí y para Laza porque lógicamente después de que los votantes nos dieron su apoyo para cambiar la dirección del Concello, al final los de En Marea han llevado a esta situación. La razón de mi dimisión es porque tenía una gente en el gobierno que votaban con el PP y esto era inadministrable. Y si el sillón hay que dejarlo, pues se deja".

Otra dimisión que se suma en el PSOE es la del número dos de la lista, Pablo Pazos, que ayer presentó la renuncia a su acta de concejal, y que ahora en principio pasará a ocupar el número cuatro, Saúl Castro García.

Consensuar y evitar conflictos

En cambio ayer fue un día de alegría y sorpresa para José Ramón Barreal, exregidor y de nuevo en el cargo. Apenas pudo celebrarlo ya que tuvo que ejercer de inmediato para solucionar una avería en la red de agua de Laza, que asegura se debe a falta de mantenimiento.

Es consciente de que le será difícil gobernar al no tener mayoría. Dice que cuenta con su proyecto de su etapa, que quedan actuaciones aprobadas sin hacer y "trataremos de llevarlas a cabo, y tomaremos sugerencias de ellos que seguramente tendrán ideas buenas. Si quieren trabajar por el pueblo, como dicen, nosotros tendremos que ceder y ellos también". Asegura que "la mano va a estar tendida para evitar conflictos, e intentar tener acuerdos, pero eso ya depende de la voluntad del contrario. No vamos hacer nada sin hablarlo con ellos".

Añade que "somos conscientes de que estamos en minoría", y señala que quiere gobernar con un equipo multidisciplinar , "incluso con gente de fuera que quiera colaborar con nosotros". Su intención es volver "al sistema que teníamos implantado del máximo de delegación posible entre los trabajadores, para que no estén a la espera de que decida el político".

Un proyecto en mente ahora mismo es reubicar la casa consistorial en un antiguo edificio de escuelas que "es más práctico y bonito, para así poder reaprovecharlo". La intención es dar un nuevo uso al actual, "y con algo más de instalaciones hacer un centro para mayores". Pero primero quiere ver "cómo quedaron las arcas municipales", y solucionar problemas sobre todo de abastecimiento de agua, que es la urgencia actualmente.