Tras el pacto alcanzado por los gobiernos de la Unión Europea, el presidente de la Diputación de Ourense y de la red europea de gobiernos locales intermedios (Partenalia), Manuel Baltar, afirma que "ha llegado el momento del poder local en Europa", además de destacar que el histórico acuerdo económico "tendrá que ser también histórico para los territorios locales". En ese sentido, considera que el plan de reconversión europea en la era poscovid "debe contar, indiscutiblemente, con la opinión, las sugerencias y los proyectos de los territorios provinciales y municipales, los más cercanos al ciudadano".

Como presidente de la asociación europea más importante de gobiernos locales intermedios y vicepresidente de la Confederación Europea de Poderes Locales Intermedios (CEPLI), Manuel Baltar considera que "la nueva forma de ver el mundo requiere de un nuevo modelo donde las personas sean la prioridad. Hasta ahora las infraestructuras -sinónimo de comodidad, cercanía y rapidez- suponían el mayor porcentaje de inversión en todos los niveles administrativos, pero a partir de ahora deben ser los servicios a la población los que tomen el relevo del esfuerzo inversor". Unos servicios que, según Baltar, "deben ir desde abajo a arriba, es decir, partiendo de las poblaciones del rural, las villas, las ciudades, las provincias", además de defender la necesidad de "seguir ampliando su cobertura a modo de círculos concéntricos, que tengan como centralidad las necesidades de los núcleos de población, del más pequeño al más grande".

Baltar ve en el acuerdo europeo "una oportunidad para el rural. Y apunta, en ese sentido: "Desde hace años venimos reclamando en todos los foros europeos que las administraciones pongan el foco en el rural. Ya hemos conseguido situar en la agenda europea el reto demográfico", y destaca, como presidente de asociación de territorios termales de Europa (EHTTA), que el termalismo "se ha situado como protagonista en los nuevos proyectos turísticos que están desarrollando los territorios europeos".

De todas formas, estima que no es suficiente lo avanzado. "El salto diferencial que separa lo rural de lo urbano sigue siendo enorme, en posibilidades, servicios y como entorno para planificar proyectos de vida", indica. Y pide que la UE cuente con los territorios locales para desarrollar el plan de recuperación económica, que dispondrá de dos billones de euros en los próximos años.