Una columna de humo entre la nacional N-525 y la autovía A-52, que discurren en paralelo en buena parte de la provincia, llamó la atención ayer a los conductores que transitaban a la altura de A Gudiña. El fuego declarado al pie de la nacional, pero próximo también a la autovía, comenzó a las 16.15 horas y fue sofocado a las 17.40. Ardieron 2,5 hectáreas.

El tráfico en la N-525 estuvo 15 minutos cortado, con poca afectación. El fuego cruzó esta carretera en el kilómetro 140. Dos patrullas de Tráfico se desplegaron en el 136 de la A-52 para canalizar la circulación, a menor velocidad, por el carril izquierdo. Había que circular con precaución por el humo. Fueron movilizados al lugar del incendio varios medios aéreos, brigadas terrestres y el GES de A Gudiña.

La Xunta dio ayer por controlado a mediodía el incendio de Canibelos (Ourense) del sábado. Cifra la extensión afectada en 57,79 hectáreas, 25 en arbolado.