Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Informatizan todos los archivos de las 735 parroquias de la Diócesis de Ourense: desde el siglo XVI al XXI

El archivero asegura que "es posible que sea la única de España en lograr este objetivo"

Tomos de un fondo.

Tomos de un fondo. // Cedida

Los archivos de las 735 parroquias que componen la Diócesis de Ourense -aunque en las de reciente constitución sus documentos aún no tienen la antigüedad requerida para su concentración en el Archivo Histórico Diocesano-, han sido digitalizados al 100%. Muchos, particularmente los de las parroquias de villas como Ribadavia, Verín, Allariz, Celanova o Castro Caldelas, se han incorporado en los últimos años. Todos se han catalogado, se han etiquetado y se ha informatizado el catálogo, lo que permite una más fácil consulta, con tres copias impresas de cada una de las parroquias (para archivo, investigadores, y la propia parroquia).

Según señala el director del Archivo Histórico Diocesano, Miguel Ángel González, "es posible que sea la única Diócesis de España que haya logrado este objetivo. Los libros se han ido recogiendo desde el Pontificado de Monseñor Temiño. Las parroquias están organizadas por la división arciprestal de entonces. Son 10.150 libros de partidas sacramentales de Bautismo, Casados y Difuntos. Libros de Fábrica, de Cofradías y otras instituciones. También hay parroquias con importantes protocolos notariales como Xunqueira de Ambía o San Munio de Veiga". Se tratan de documentos varios de carácter matrimonial, artísticos, personales y económicos desde el siglo XVI al XXI. Hay también libros del Catastro de Ensenada en 55 parroquias. Constituye este fondo una fuente para estudios demográficos, genealógicos, históricos y biográficos. También para estudios de la piedad, religiosidad popular y vida de las instituciones de la Iglesia. Con un irregular estado de conservación, algunos se han digitalizado para permitir su uso.

"Un servicio gratis a la cultura"

La Diócesis agradece la colaboración de los párrocos, "que han entendido que los libros, que en el Archivo siguen siendo depósito de las parroquias, pueden ser mejor conservados, sobre todo cuando hoy los sacerdotes van sumando servicios que suponen un desproporcionado número de libros para ser debidamente controlados". El archivo está al servicio principalmente de la curia y de las parroquias. Los libros de antigüedad, que respetan las leyes de protección de datos, a los investigadores. Son "miles" los que acuden al archivo o solicitan datos por correo postal e informático. "Se trata de un valioso servicio que la Iglesia de Ourense presta a la cultura de manera gratuita", destaca el director del Archivo.

Compartir el artículo

stats