Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turistas de Cádiz, Foz o Narón sin termas públicas ni Catedral

Las visitas a la seo se retoman el 1 de julio y el Concello esperará al visto bueno de Sanidade para abrir primero la piscina de As Burgas: "Queremos ser muy prudentes" - La oficina municipal atiende desde ayer al público

Una familia de Foz (Lugo), pidiendo ayer información en la oficina de turismo de Ourense.

Una familia de Foz (Lugo), pidiendo ayer información en la oficina de turismo de Ourense. // Carlos Peteiro

La nueva normalidad y el fin de las restricciones a la movilidad en toda España alientan los primeros pasos del turismo entre distintas comunidades tras el confinamiento. Pero en la ciudad de Ourense, que ayer recibía visitantes de Cádiz -un matrimonio con dos niños que se alojará siete días en la capital-, Narón (A Coruña), Pontevedra o Foz -una pareja con sus dos hijos llegados de este municipio de la Mariña lucense-, buena parte de los principales reclamos para el viajero continúan fuera de la desescalada. El termalismo público sigue cerrado y las visitas a la Catedral -para grupos de un máximo de seis personas- se retoman el 1 de julio. Ayer reabrió al público la oficina municipal de Turismo, con medidas de seguridad para poder atender al visitante sin peligro de contagio. Aunque durante las últimas semanas ya se habían recibido consultas por teléfono (988 366 064) y correo electrónico (turismo@ourense.es) sobre los recursos turísticos disponibles por ahora en la ciudad, no todos los que llegan saben que, por ejemplo, la única opción de un baño termal es acudir a la instalación privada de Outariz. Las riberas del Miño, en cuya margen derecha se suceden las surgencias de uso público, se reservan de momento para tomar el sol y para refrescarse en el agua del río. Además de gastronomía, paseos, descanso y opciones culturales y deportivas como los museos, el claustro de San Francisco o el botánico de Montealegre, la Ribeira Sacra es un atractivo, a poco más de media hora en coche, que compensa la visita del turista.

La concejala Flora Moure (PP) aguarda una campaña con "turismo de proximidad", en especial durante las primeras semanas tras la desescalada. En cuanto la reapertura del termalismo público, la intención es "que coincida con la puesta en marcha del albergue de peregrinos para el Camino de Santiago, a principios de julio". La edil aclara que "nuestra idea es empezar con la piscina de As Burgas, como lugar más apropiado para implantar las medidas sanitarias y de seguridad, tanto de desinfección como de control de aforo y distancias. A partir de ahí veremos cómo podemos hacer en el resto de las termas. Queremos ser muy prudentes", afirma. Además de la piscina, las pozas de Chavasqueira, O Muíño da Veiga y Outariz continúan cerradas. Moure afirma que, antes de reabrir As Burgas, el Concello remitirá su normativa prevista a la Consellería de Sanidade, para que dé el visto bueno.

La oficina turística reabre en el horario habitual -de 9 a 14 todos los días, incluidos festivos, y de 16 a 20 de lunes a viernes-, con mamparas, hidrogel y mascarillas, el aforo limitado a dos puestos y sin folletos a libre disposición (solo se entregarán a las personas atendidos).

Compartir el artículo

stats