Los puestos de la Plaza de Abastos despacharon el pasado fin de semana más de 2.000 kilos de sardina, entre el viernes y el sábado, como adelanto para la noche de San Juan que este año se va a celebrar de una forma distinta: entre amigos. Y tienen la previsión de vender hoy otros 2.500 kilos.

Las carnicerías también han notado un cambio, al comprobar que "además encargar criollos, panceta y costilla, también han decidió aprovechar los buenos precios de otros productos como el cordero", por lo que constatan un aumento de los pedidos.

Con respecto a los precios, los comerciantes esperan que estén un 20% por debajo de los del año pasado, "pero no será hasta las 2 de la madrugada cuando se fije, con la llegada a la lonja de los barcos que faenan en la ría", concluyen.