Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La alergia alimentaria y su relación con estrés, vida urbana y mala alimentación

Tenemos la tasa más alta por alergias al polen de Galicia, por la propia configuración, ubicación y vegetación de la provincia. Pero según el doctor Carlos González de la Cuesta, también influye el propio clima en este tipo de alergias estacionales.

Así "los alérgicos a los caros bajan en tiempos de sequía, y si la primavera es lluviosa suben y luego cálida suben las alergias al polen. En general en torno a un 25% sufre alguna alergia al polen y la situación se prolongará seguramente hasta mediados de julio".

El otro polo de atención sanitaria de este servicio que dirige el doctor De la Cuesta, son n las alergias alimentarias "relacionadas con esta vida con vida urbana que llevamos, con el estrés o la alimentación procesada e incluso el aumento del número de vacunas que se ponen a los niños" explica.

Todo ello hace que la expresión genética y la predisposición a este tipo de alergias haya ido aumentando, según explica el especialista.

"Es más frecuente la alergia alimentaria en los niños, es lo que denominamos la marcha alérgica. El que e tienen una predisposición suele comenzar con una alergia alimentaria en los primeros años de vida, como a la leche, huevo pescado. Luego los síntomas respiratorios se producen entre los 5 y los 20 años por alergia a los ácaros. Entre los 10 a los y 30 a los pólenes. Todo esto está también relacionado con los alérgenos que nos vamos encontrado a lo largo de nuestra vida", explica.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats