Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El CHUO recibe el prototipo del primer pulverizador de gel fabricado en Galicia

El dispensador, ideado para grandes recintos, esteriliza las manos sin necesidad de contacto | Un grupo de empresas de Taboada (Lugo) lo fabrica y comercializa en España

Proceso de producción en la planta de Taboada (Lugo). // FdV

Algo tan básico como el lavado de manos se ha convertido en uno de los mejores escudos contra el coronavirus, y la desinfección con geles hidroalcohólicos en los accesos a espacios públicos y establecimientos comerciales es uno de los factores clave de la desescalada. ¿Pero qué ocurre en los grandes recintos en los que circulan miles de personas cada día?

Un grupo de empresas de Taboada (Lugo) ha diseñado un innovador pulverizador industrial de solución desinfectante que se ha estrenado en el hospital Santa María Nai de Ourense y que ha empezado a comercializarse ya en el resto de España. La idea empezó a gestarse a finales de febrero, cuando el coronavirus ya era una amenaza mundial. La empresa de mecanizados Mecanox Ratón, especializada entre otras en el diseño y fabricación de máquinas vinculadas al sector agroganadero, anticipó esta necesidad y empezó a trabajar en el diseño de un dispensador similar a los de jabón pero enfocado a grandes superficies y recintos con un elevado tráfico de personas.

El resultado es el pulverizador denominado MecaPulv,. El prototipo ha sido donado al Complexo Hospitalario Universitario de Ourense, CHUO, e instalado en el hospital Santa María Nai, donde cada día esterilizan sus manos centenares de personas que entran y salen de la instalación.

Con este dispositivo se elimina el contacto directo con el dispensador ya que al introducir las manos sale una dosis suficiente para esterilizar las manos. Diego Villar es el administrador de CM Stores & Innovative Business, la empresa que engloba varias firmas y se encarga de la distribución en el territorio nacional. "Cuando Mecanox nos enseñó el prototipo nos pareció una gran idea porque es una máquina que no existía, al menos por lo que sabemos, y que puede ser muy útil para frenar la expansión de este virus que no está condenando a todos, porque evita el contacto con el dispensador y está pensada para recintos amplios como hospitales, centros comerciales o museos", explica.

Asociados en este proyecto, Mecanox, CM Stores y otras empresas locales como Comercial Mida, ya han instalado dos dispensadores en un hospital de Vizcaya, uno en el Concello de Guitiriz y trabajan con pedidos mayores en el País Vasco y otros puntos en previsión de las necesidades que generarán las siguientes fases de la desescalada y la nueva normalidad.

"La primera donación quisimos hacerla a un hospital gallego porque queríamos hacerla en nuestra tierra. Elegimos el de Ourense porque sabemos que tiene mucho tráfico de personas y así son muchos los que pueden beneficiarse del producto", apunta Diego Villar. La máquina está situado en la entrada del edificio hospitalario y por ella pasan todos los usuarios y el personal sanitario. Del suministro del gel, que requiere unas características de densidad específicas para una correcta pulverización, también se encarga la empresa.

La planta de fabricación situada en Taboada tiene capacidad para producir una decena de máquinas al día y el presupuesto de partida para el pulverizador es de 1.900 euros, un precio que puede variar en función del volumen del pedido y de como evolucione la cadena de producción, explica Villar.

Compartir el artículo

stats