Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El estado de alarma provoca retrasos en la entrega de Pan de Cea fuera de Galicia

El confinamiento redujo entre un 30 y un 40% las ventas directas en los obradores - En las tiendas de alimentación se mantienen con normalidad

Pan de Cea en horno de piedra.

Pan de Cea en horno de piedra.

El estado de alarma por el coronavirus también está afectando a los hornos de la IGP Pan de Cea, en el Concello de San Cristovo de Cea. Sus exportaciones del producto fuera de la comunidad gallega llegan con retraso a sus destinos, y a mayores las ventas en despachos directos suponen entre un 30 y 40% menos desde que se inició el confinamiento.

El Pan de Cea tiene la peculiaridad y la ventaja de que dura varios días en perfectas condiciones, de hecho puede ser consumido en los siete días siguientes a su elaboración, lo que le salva ante las demoras que se están registrando en su reparto al resto de España. Alrededor del 50% de este pan se vende fuera de Galicia.

Según el presidente de la IGP, Carlos Manuel Rodríguez, "los envíos llegan con algo más de retraso pero van llegando", y a nivel de despacho directo dentro del obrador señala que se notan también los efectos de la prohibición de los desplazamientos y el confinamiento de la gente. Asegura que las ventas descienden "a nivel de despacho un 30 o 40% tranquilamente desde que empezó el encierro en los hogares". Confía en que partir de ahora "se pueda ir amortiguando, y lo superaremos, esa es la esperanza que tenemos". En las tiendas de alimentación, como los supermercados, por ejemplo, las ventas en cambio se mantienen dentro de la normalidad.

Y para conseguir la materia prima "no hay problema de suministros, llega a tiempo", y de momento el contagio por coronavirus no ha afectado al colectivo de panaderos de Cea, y dice "se da la circunstancia de que el Concello de San Cristovo de Cea tiene cero casos".

La clave del éxito del Pan de Cea está en el trigo gallego y en una elaboración tradicional. Actualmente hay unos 17 hornos tradicionales amparados bajo el Consello Regulador.

Compartir el artículo

stats