DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Los limpiadores damos el 100%"

Doscientos operarios forman el servicio que desinfecta Ourense para minimizar contagios - "Ponemos nuestro grano de arena para intentar frenar el virus"

Un operario de limpieza desinfectando una acera, ayer en As Camelias. // Iñaki Osorio

Un operario de limpieza desinfectando una acera, ayer en As Camelias. // Iñaki Osorio

Ese aplauso colectivo que recorre España cada tarde, sobre las ocho, también recompensa a los profesionales de limpieza que cada jornada tratan de minimizar el riesgo de contagio por coronavirus Sars-Cov-2. En Ourense, unas 200 personas conforman las brigadas de la empresa adjudicataria del servicio, Ecourense. Desde el inicio de la crisis han multiplicado el uso de agua, sumada a una disolución con hipoclorito sódico -lejía- para desinfectar las zonas más concurridas, en el entorno de supermercados, centros de salud o farmacias. "Se está dando el 100% en esta situación. Los operarios se toman muy en serio el servicio. Somos una parte fundamental para intentar frenar el avance del virus. Hacemos una labor muy importante, poniendo nuestro granito de arena", destaca Juan Carlos Solveira, encargado general.

Existe "una comunicación constante, casi minuto a minuto, con el concejal [Jorge Pumar] y los técnicos del Concello", destaca el jefe de servicio. "El apoyo es fundamental. Hay una correspondencia bidireccional para tratar entre todos de afrontar este tema y superarlo".

Las tareas de limpieza y desinfección se intensifican por la mañana. Seis o siete efectivos recorren las calles con fumigadoras que esparcen la disolución viricida. Además operan equipos dobles de 3 camiones -conductor y operario, manguera en mano- así como una máquina de baldeo de calles y dos lavaceras. En el perímetro rural, 4 equipos desinfectan los contenedores y puntos más concurridos por los vecinos. Por la tarde la tarea es menos intensa.

En un contenedor aparecieron unos folios de agradecimiento a estos profesionales. "Al final la gente se da cuenta de que nos estamos exponiendo". A fecha de ayer, la plantilla estaba libre del virus aunque un operario está en cuarentena domiciliaria, por sospechas. Los limpiadores portan mascarilla y guantes. "El turno de noche empieza una hora antes para no coincidir con el de mañana. Dentro de este, hay dos grupos que comienzan con media hora de diferencia para que coincida menos personal en vestuarios", dice Solveira.

Compartir el artículo

stats