Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guillermo Díez iglesias: "Esta crisis se puede llevar por delante miles de puestos de trabajo"

"La gran preocupación es saber qué destrucción de empleo se va a producir"

Guillermo Díez Iglesias. // Iñaki Osorio

Guillermo Díez Iglesias. // Iñaki Osorio

Considera que esta pandemia "nos conduce a una nueva crisis económica mundial", poco tiempo después de salir de otra crisis -iniciada en el año 2008-, que tenía carácter financiero, motivada por la burbuja inmobiliaria que acabó comprometiendo la solidez del sistema financiero y por consiguiente a la quiebra de la confianza del consumidor.

- Hubo algún aviso.

- Algunos economistas empezaron a mostrar cierta desconfianza a principios de año, antes de que se empezara a hablar del coronavirus; no se sabía ni de su existencia. Temían que en el año 2020 o 2021 se pudiera registrar una nueva crisis, a pesar del poco tiempo transcurrido desde la anterior. De la crisis de 2008, nos empezamos a recuperar en 2014, aunque el PIB no lo hizo hasta 2017. Por lo tanto, solo llevamos tres años de bonanza económica, tras lo que se han empezado a detectar ciertos síntomas. A esta situación han contribuido, la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China, la salida del Reino Unido de la Unión Europea y la inestabilidad de Oriente Medio, que ha provocado una subida desmesurada del precio del petróleo. Eso tiene una gran repercusión en el incremento de costes para las empresas. Pero nadie fue capaz de vaticinar la irrupción del coronavirus, que se ha convertido en una gran pandemia mundial.

-¿Por qué ha tenido tanta incidencia en Italia y España, un problema sanitario surgido en China?

-Por tratarse de dos países receptores de turismo, en los que se producen grandes aglomeraciones, que no han sabido poner los medios para evitar el avance de la enfermedad. El problema es que se trata de una pandemia muy contagiosa, desconocida hasta ahora, por lo que no hay armas para combatirla. Carecemos de una vacuna.

-La situación no ha sido bien gestionada.

-Hay que ser críticos con la información que el Gobierno de este país nos ha dado y continúa dando. Hace unos días consideraban que la incidencia sería mínima en España. Yo comprendo que los cargos públicos no pueden alarmar, pero eso no significa que tengan que engañar, que tengan que mentir o decir lo que no es cierto. Y sobre todo, el Gobierno de España tiene la obligación de actuar.

-Esto se suma a la compra de material sanitario defectuoso, teniendo en cuenta que las mascarillas no estaban homologadas y las pruebas rápidas de coronavirus solo tenían el 30% de eficacia.

-Por ejemplo, por ejemplo... Pero desde el punto de vista económico, la alarma decretada por este Gobierno, que probablemente se tendría que impulsar antes, conlleva el cierre de una gran parte de la actividad económica de este país. Hay que recordar que más del 95% de las empresas españolas son micropymes: tienen menos de diez trabajadores. Tenemos más de tres millones de autónomos en este país, de los cuales la mayoría tienen que permanecer confinados en casa, viendo como sus empresas siguen generando gastos y no producen ingresos. La situación, lógicamente, es de caos.

-¿Cuáles son las consecuencias inmediatas?

-Como empresario yo dedico la mayor parte de mi tiempo de trabajo durante estos días a atender llamadas de mis clientes, que me dicen que no van a poder atender sus obligaciones de pago. La razón es que ellos tampoco han podido cobrar de sus clientes.

-¿Esto puede generar una nueva crisis de confianza o un movimiento de solidaridad?

-Yo percibo la solidaridad; es algo que se está dando.

-Más del 20% de los propietarios comunicaron a los comerciantes, en la primera semana de la crisis, que no les cobrarán el recibo de los locales mientras no puedan reanudar la actividad, según la presidenta de la Federación Provincial de Comercio.

-Sin lugar a dudas, muchas personas están condonando el pago de los alquileres. La gran preocupación es saber qué destrucción de empleo se va a producir durante esta crisis. Esta crisis se puede llevar por delante miles de puestos de trabajo, dependiendo de lo que se prolongue la situación.

-¿Considera suficientes las ayudas del Gobierno?

-La ayuda que ofrece el Gobierno para la financiación de las empresas es imprescindible, para que no cierren las puertas. Pero echo en falta algunos incentivos fiscales.

Compartir el artículo

stats