Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un taller 3D en casa para fabricar pantallas contra el coronavirus

Los voluntarios utilizan pvc, fibra de plástico y goma: hoy entregarán 200

Equipos de La Molinera. // FdV

Equipos de La Molinera. // FdV

La solidaridad ciudadana se ha convertido en uno de los grandes escudos en la batalla contra la expansión del coronavirus. Entre las numerosas iniciativas espontáneas que han ido surgiendo en los últimos días, la escasez de material sanitario y de equipos de protección individual es causa prioritaria.

En Ourense, alrededor de 30 profesionales y amantes de la tecnología se han integrado en una red de voluntarios de ámbito estatal coordinada desde la plataforma Telegram para fabricar máscaras de pantalla con impresoras 3D. Hoy entregarán el primero lote al CHUO, una donación de unas 200 unidades para reforzar la protección de los sanitarios que trabajan en contacto con pacientes con Covid-19.

La producción no se para y a esta primera entrega sucederá otra, todavía mayor, que también ampliará el radio de destinatarios: panaderos, personal de supermercados, trabajadores de funerarias... "Todos aquellos ciudadanos que, por su trabajo, se exponen a un posible contagio", señala Telmo López, piloto de drones y profesor en los cursos de formación que ofrece La Molinera y que coordina al equipo de voluntarios ourensanos, cerca de 30 hasta el momento pero que sigue incorporando manos cada día.

La pantalla cubre la cara por completo y crear una barrera de protección contra el virus muy efectiva en situaciones de contacto como la asistencia sanitaria, los cuidados o la atención al cliente.

La idea surgió en el ámbito privado, entre compañeros que se conocían de actividades en La Molinera y ha ido creciendo. El Concello de Ourense se ha sumado a la logística aportando las impresoras 3D de La Molinera y las bovinas de PLA necesarias para que la producción no se detenga. El material para la fabricación es básico, explica Telmo López, láminas de pvc como las que se utilizan en las papelerías para encuadernar, fibra de plástico para imprimir y goma para la sujeción. "Necesitamos láminas y también goma, alguna mercería ya nos ha donado, y el plástico lo tenemos en La Molinera", apunta el coordinador, por lo que la fabricación no se detiene. El objetivo del grupo es producir esta semana un segundo lote que se acerque a las mil unidades para distribuir entre la ciudadanía más expuesta al contagio.

El Concello explicó que pondrán a disposición de los voluntarios 30 máquinas. Cada impresora 3D ofrece un rendimiento de una visera cada 75 minutos, entre 7 y 8 cada día, y unas 210 por jornada con todos los equipos funcionando. El objetivo, señala el gobierno local, es "ayudar a los voluntarios 'maker' que actúan desde sus casas para llevar material a los centros sanitarios, y paralelamente distribuir los EPIs entre comerciantes, panaderías, quioscos y pequeñas tiendas de alimentación".

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats