Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paquita y Nicanor ya tienen nueva familia en Seixalbo

El núcleo etnográfico celebró su desfile de comparsas y quemó los mecos en la plaza Maior

Paquita, Nicanor y Vicentiño, en su último paseo por Seixalbo. // Iñaki Osorio

Paquita, Nicanor y Vicentiño, en su último paseo por Seixalbo. // Iñaki Osorio

El núcleo etnográfico de Seixalbo vivió con entusiasmo su cuarta jornada de entroido. El carnaval tiene voz propia en esta localidad del concello de Ourense, donde reinan las figuras tradicionales Paquita y Nicanor, que simbolizan la fertilidad, y su hijo Vicentiño, incorporado hace unos años a la familia.

La agenda comenzó con el desfile de comparsas y actuación en la Praza Maior con música de las charangas. Durante toda la tarde estuvo animada la fiesta y a las ocho volvieron a desfilar los disfraces por las calles de Seixalbo. Al caer la noche se encendió la hoguera en la que ardieron los cuerpos de Paquita y Nicanor, elaborados con paja. De las figuras se conservan las máscaras, que se entregan a sus nuevas familias, que las custodiarán todo el año. Antiguamente se entregaban a las parejas jóvenes con la idea de que concibiesen un hijo durante este período.

Seixalbo despide esta noche el entroido con entierro y sardiñada, a partir de las 22.00 horas.

Compartir el artículo

stats