DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carnaval en Galicia 2020

Tempestad de farrapos y hormigas en Laza

El Luns Borralleiro desató la locura en la Picota, donde un año más bajó la Morena desde Cimadevila

6

Hormigas y farrapos desatan la locura en Laza

El Luns Borralleiro en Laza es pura locura. Declarada de Interés Turístico Nacional, la fiesta se ha convertido en una cita única e imprescindible del Entroido ancestral.

Este día, en el que vuelan los farrapos de agua sucia y las hormigas, los peliqueiros restringen sus apariciones en la Praza da Picota. Aparecen cuando el ambiente está más o menos tranquilo, sin más aviso que el resonar de sus chocas, corriendo en fila y abriéndose camino entre la multitud, azuzando sus temidas zamarras. Y que nadie ose cortarles el paso porque el peliqueiro nunca se achica.

En Laza, el lunes 'formigueiro' marca una cita singular dentro del calendario del carnaval ourensano. Hay guerra de farrapos empapados en agua y tierra, Xitanada dos Burros y maragatos, lanzamiento de hormigas y bajada de la Morena. Son acontecimientos que se suceden a lo largo de la jornada y que sumen a esta pequeña localidad de la parte oriental en una delirante anarquía desde que sale el sol hasta que cae la noche.

6

Hormigas y farrapos desatan la locura en Laza

La farrapada es uno de los momentos más disparatados de la jornada. Precedida de una calma inquietante, rompe el silencio de la mañana en Laza con una guerra despiadada de todos contra todos a golpe de trapos enlodados en una bañera llena de agua y tierra. La mayoría de los participantes en esta guerra sucia son foráneos que repiten de otros años o que vienen por primera vez muy a sabiendas de lo que les espera. Enfundados con ropa vieja, chubasqueros, capas de plástico, botas de goma, gafas de nieve, buceo o soldador (todo vale), gorros o simplemente con un disfraz de lo que sea se van acercando al entorno de la Praza da Picota para iniciar la batalla campal. Las reglas del juego son básicas. Hazte con un trozo de tela vieja, empápalo de barro en la bañera y lánzaselo al primero que veas. Así durante más de una hora. Hasta que todo se tiña de marrón.

El final de la farrapada lo marca la Xitanada dos Burros que pasa con sus acompañantes los maragatos cruzando el pueblo y dando por zanjada la batalla.

Retirados los combatientes, la zona cero del entroido de Laza recupera la normalidad. Pero solo por unas horas. Al llegar la tarde, sobreviene sin hora predeterminada el momento cumbre del Luns Borralleiro. Desde Cimadevila baja la Morena, una figura de madera con cabeza de vaca y cuernos afilados que embiste a quien se pone delante y tiene fijación especial con las mujeres. No viene sola, se acompaña de tojos y cobelleiros, y con ella llegan las hormigas, mezcladas con tierra y harina.

Nuevamente protegidos con plásticos y gafas, los asistentes tratan de evitar que los insectos se cuelen entre la ropa mientras la Morena entra en una Picota enloquecida. La apoteosis dura lo que dura el cargamento de tierra y hormigas que sobrevuela la plaza. Cuando se termina el proyectil llega el descanso y para reponer fuerzas del reparto de bica.

Compartir el artículo

stats