Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía no aprecia signos de violencia en la muerte de un hombre en su habitación calcinada

A la espera del resultado del informe de autopsia, la comisaría de Ourense de la Policía Nacional descartaba ayer signos de violencia en la muerte de un hombre cuyo cadáver apareció el domingo por la mañana en su habitación calcinada, en un piso del número 10 de la calle Antonio Puga, en Ourense.

Los bomberos tuvieron que intervenir poco después de las once de anteayer, para facilitar el acceso al domicilio de los agentes de la Policía Judicial, que llevó a cabo una inspección ocular de la vivienda en la que residía el fallecido, de mediana edad. El incendio tuvo lugar días antes, supuestamente por causas fortuitas, y se extinguió por sí solo, según las hipótesis.

Compartir el artículo

stats