El homenaje a los deportados incluye una exposición sobre Francesc Boix, el fotógrafo de Mauthausen que ayudó a documentar con los negativos que salvó el horror de los campos de concentración. La muestra puede visitarse en el Liceo. Manuel Sueiro, de Amigos da República de Ourense, señaló que debería ser una exposición permanente "para que los jóvenes tengan muy presente lo ocurrido en la Europa de los 40; todos tendríamos que estar con la vista levantada porque el peligro vuelve a esar ahí", señaló.