Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Beariz reduce siniestros de tráfico al lograr atrapar a casi 80 caballos salvajes

- Autorizó a un ganadero de A Lama la captura de estos animales -En estas pasadas Navidades se registraron dos atropellos de jabalíes

Un acuerdo con un ganadero de A Lama ha logrado que en el municipio ourensano de Beariz se haya reducido el número de caballos salvajes que andan sueltos y suponen un peligro para los conductores. Desde el año 2017 en el que se tomó esta medida, ya han sido capturados cerca de 80 equinos, aproximadamente. Desde el Concello apuntan que el problema no está resuelto del todo pero sí controlado, y se muestran satisfechos con los resultados.

Los caballos salvajes habían causado varios accidentes en las carreteras de Beariz durante años por lo que el alcalde, Manuel Prado, tomó la decisión de contactar con un ganadero. El profesión recibió autorización para recoger estos animales. En 2019 no se registró ningún atropello. Esta persona se puede llevar los caballos que son de competencia municipal, los mostrencos, y titularlos en su explotación. Una vez capturado, al animal se le abre un expediente con el que se le identifica, se publica un bando y, si no hay reclamación y al estar sueltos en las vías públicas y sin identificar, se considera ganado mostrenco, que según la legislación supone que la titularidad corresponda al Concello.

Beariz no cuenta con ninguna explotación ganadera, por lo que el acuerdo con este ganadero de A Lama permite que "se los puede llevar, sanearlos, e identificarlos correctamente", explica Prado. En 2017 capturó más de 40 equinos, en 2018 fueron unos 20 y en 2019 alrededor de 15. El ganadero "viene varias veces a hacer control pero muchas veces se va de vacío porque es difícil apresarlos. Como ya hay menos su presencia en los pueblos en menos habitual".

En Beariz también se han producido accidentes por los jabalíes, como en la mayor parte de Galicia. Durante las últimas navidades, en el municipio se registraron dos atropellos. Al ocurrir en vías secundarias que se encuentran mal iluminadas, los conductores se topa de repente con los animales, por lo que es necesario extremar la precaución.

Compartir el artículo

stats