Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una magistrada rechaza la recusación de la fiscal en el caso contra 4 policías antidroga

Fiscalía discutía la imparcialidad de la ponente "sin poner de manifiesto, ni una sola de las expresiones que evidencien ese prejuicio", contesta la jueza

La magistrada Blanco. // B. Lorenzo

El trámite que ha retrasado el señalamiento de juicio contra 4 policías antidroga de Ourense acusados de proteger a 9 presuntos traficantes a cambio de información será resuelto por la sección civil de la Audiencia Provincial de Ourense. La magistrada ponente de la operación Zamburiña, Ana Blanco, rechaza la recusación planteada contra ella por la Fiscalía. El ministerio público alegaba una supuesta pérdida de imparcialidad basada en que la jueza formó parte de la sala que rechazó los recursos de apelación, ratificando la instrucción de la causa llevada a cabo por el juez Leonardo Álvarez.

La magistrada califica de "genérica" la recusación formulada por la Fiscalía, "sin anunciar su propósito recusatorio frente a la ponente y el otro magistrado integrante de la sala, que se hallan en la misma situación al haber participado en la toma de decisión", matiza.

"La parcialidad debe probarse"

Blanco señala que "lo más llamativo" del incidente impulsado por la Fiscalía "es que lo hace sin poner de manifiesto ni una sola de las expresiones, motivaciones o argumentaciones del auto de desestimación de los recursos de apelación que evidencien ese prejuicio, ese contacto con el objeto del proceso que cuestione su imparcialidad". Esa "generalidad" basta para rechazar la recusación, a criterio de la jueza aludida, "pues la imparcialidad se presume por regla general y la parcialidad ha de ser probada".

Blanco recuerda que la decisión sobre la instrucción cuya sala adoptó en la fase de apelación, y que la Fiscalía esgrime para cuestionar que pueda ser ponente en el juicio, "se limita lisa y llanamente a confirmar el auto dictado por el juez de instrucción, y lo hace en base a las argumentaciones que este recoge en el auto apelado".

Una actuación "aséptica"

Es decir -contesta esta magistrada a la Fiscalía- "el auto de apelación se limita única y exclusivamente a aprobar la apreciación de indicios racionales de criminalidad en los apelantes, que el instructor ha realizado con un carácter meramente provisorio sin añadir cuestión alguna que implique un prejuicio sobre la culpabilidad de los apelantes. Esto es, el auto en cuestión se limita a verificar de forma aséptica si los indicios eran suficientes para adoptar la resolución del continuación del procedimiento, sin efectuar otras clase de valoraciones susceptible de comprometer un juicio sobre la implicación de los acusados en los hechos objeto de persecución".

El incidente de recusación pasa a mano de la sección civil de la Audiencia, donde se resolverá. Mientras, otro magistrado sustituirá a Blanco como ponente para cuestiones de trámite antes del juicio, para el que aún no hay fecha señalada.

Compartir el artículo

stats