El propietario del pub The Bass, ubicado en la avenida Habana 21, fue detenido por la Policía Nacional en el transcurso de una redada realizada el pasado 27 de diciembre, a las 9.20 horas de la mañana. Se le atribuye un delito contra la salud pública tras encontrar oculta en el interior de un futbolín un bolsa con cocaína, éxtasis y hachís. En la inspección aparecieron diversas cantidades de dinero que suman 4.195 euros y tres cajas de viagra.

El arrestado es O.G.F., de 52 años, conocido de la Policía Nacional que ya ha sido detenido en tres ocasiones anteriores una de ellas, en 2017, por hechos similares a este cuando el pub se llamaba Azabache-Sabor Latino. Tras pasar a disposición judicial quedó en libertad.

La redada del pasado viernes 27 se desarrolló a las 9.20 horas de la mañana y la dirigieron agentes de la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Comisaría ourensana que, entre sus funciones, incluye la lucha contra el trapicheo de droga.

Una vez en el interior de local, los agentes realizaron una inspección minuciosa de la estancia que no pasó por alto el futbolín. Dentro del compartimento por el que salen las bolas, apareció una bolsa en cuyo interior había 10 envoltorios plásticos con cocaína, dos con hachís, otra con pastillas de éxtasis y otra con un trozo de lo que, según fuentes oficales, podría ser mentanfetamina de cristal.

Además, los agentes localizaron bajo un cenicero en la barra una navaja integrada en una placa que simulaba una tarjeta de crédito, y la totalidad de 4.195 euros fraccionados en billetes. También se intervinieron tres cajas de viagra, un medicamiento que empieza a ser habitual en ambientes de este tipo ya que, según fuentes policiales, se comercializa entre los consumidores habituales de drogas como potenciador sexual.

Todo esto llevó a la detención del propietario del establecimiento como presunto autor de un delito contra la salud pública y a la detención de una mujer como presunta autora de un atentado contra la autoridad.

Asimismo, y tras identificar a todas las personas que había en el interior del local, la policía trasladó a Comisaría a cinco ciudadanos extranjeros que carecían de documentación para comprobar su situación administrativa en España. Tres de ellos quedaron a disposición de la Brigada de Documentación y Extranjería para los trámites correspondientes. En caso de que se confirme si situación irregular en el país se procederá a la apertura de expediente de expulsión.