La de ayer fue una jornada intensa para los servicios de seguridad y emergencia, que atendieron al menos cuatro siniestros. El más grave se registró en Vilamarín, a las 12.30 horas, cuando un vehículo que circulaba por la N-540 perdió el control y acabó volcado sobre la calzada. Uno de los ocupantes quedó atrapado en el interior del turismo y tuvo que ser liberado y evacuado en helicóptero al CHUO.

A las 13.45, un vecino de Chaves (Portugal), que conducía un camión rígido de 26 toneladas perdió el control de su vehículo en un trazado curvo de la OU-310, en Verín, y se salió de la vía por la izquierda. Los 48 metros de valla que arrolló no evitaron el vuelco del camión pero sí que se precipitase por un desnivel de unos 100 metros.

También ayer, a las 10.30 horas, un conductor de Nigrán que viajaba en dirección Madrid por la A-52 se quedó dormido y acabó subido a un talud. Era el único ocupante del vehículo y resultó ileso.

A las 18.00 horas, en la carretera N-532 (Verín-Frontera), otro vehículo se salió de la vía y acabó volcando. Una distracción de la conductura causó el accidente. Las dos ocupantes resultaron ilesas.