Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ciudad estrena infraestructura cultural en el complejo de San Francisco

La nueva biblioteca colma las expectativas de los usuarios: "El cambio es impresionante"

Los primeros lectores y estudiantes valoran la iluminación, aislamiento acústico y amplitud del edificio recién inaugurado junto al Auditorio -Durante los primeros días se ofrecen visitas guiadas para explicar la distribución

Una guía en la segunda planta de la biblioteca. // Brais Lorenzo

Una guía en la segunda planta de la biblioteca. // Brais Lorenzo

Veinte años después del anuncio de la rehabilitación del antiguo convento de San Francisco para convertirlo en sede de la Biblioteca Pública, Ourense estrena esta semana la nueva infraestructura cultural dejando en segundo plano los reproches por el largo retraso para admitir que la espera, al menos, ha merecido la pena.

Luminosidad, amplitud, confort y silencio son las cualidades más valoradas por los primeros visitantes que han cambiado la antigua instalación de la calle Concello, pequeña, oscura y con problemas de accesibilidad, por un edificio de 7.000 metros cuadrados inundado de luz. Inaugurada oficialmente el pasado lunes con la visita del ministro de Cultura en funciones, José Guirao, la inversión de 12 millones de euros empieza a rodar con las alabanzas de los primeros usuarios.

Los diferentes servicios se distribuyen en tres plantas y durante estos primeros días, para que el público se familiarice con el nuevo espacio, personal de la biblioteca realiza visitas guiadas a demanda para explicar donde está cada sección y como moverse por las estancias. En la planta baja está la sala de literatura juvenil con área de cómics y la zona infantil con una bebeteca para niños de 0 a 3 años que incluye hamacas, sala de lactancia y baños adaptados.

Las dos plantas superiores acogen el préstamo para adultos. La primera alberga todos los géneros literarios, poesía, cuento, teatro, novela, biografías, memorias, CD de música, guías de viaje y la sección de gallego, además de la hemeroteca. La segunda es similar pero con una distribución de los fondos por materias: ciencias, artes, derecho, informática, medicina. En esta planta está también el fondo local que concentra los libros sobre Ourense y la provincia.

9

La nueva biblioteca de Ourense colma las expectativas de los usuarios

Una adolescente lee un libro en la sala infantil // BRAIS LORENZO

La auxiliar de biblioteca Teresa Calvo explica que el cambio también es significativo para el personal, que tiene que adaptarse a las nuevas instalaciones y estar más atento a los usuarios para que no se pierdan en la búsqueda de títulos o secciones. "Tenemos que dar más indicaciones porque las salas son muy grandes pero, en general, la gente está feliz y enamorada de la biblioteca; los usuarios de la anterior dicen que el cambio es impresionante", asegura.

Entre los primeros visitantes de la biblioteca están Laura Fariñas y Bruno Franco, ambos estudiantes universitarios, que ayer ocuparon una de las mesas de la primera planta. Ambos destacaron la insonorización del edificio y la gran luminosidad. Ella, estudiante de Ingeniería Forestal en Lugo, ya era usuaria habitual del viejo edificio de la calle Concello: "Cuando vengo voy a la biblioteca porque en la de la universidad hay poco sitio, pero en la antigua se escuchaba mucho, no había luz, se mezclaban lectores con estudiantes y se oía a los niños de la sala infantil", apunta. Por eso valora el silencio de la nueva instalación de San Francisco: "Me gusta bastante, es amplia, blanca y está muy bien insonorizada; abajo está la sala infantil y casi no se escucha a los niños estando al lado", afirma.

Su compañero Bruno estudia Ciencias Ambientales en el campus de Ourense y aunque suele estudiar en casa, le gusta realizar los trabajos en la biblioteca. La antigua dejó de frecuentarla al acabar Bachillerato, "era muy cerrada y pequeña, con salas separadas", nada que ver con el nuevo edificio, que se distribuye en grandes estancias.

A pocos metros está Pablo Gallego, que estudió Historia en el campus de Ourense y actualmente cursa un máster en Bibliotecas y Archivos en Ferrol. Este nuevo equipamiento, dice, "era necesario porque el de Concello se quedabo muy pequeño". Respecto a la nueva biblioteca resalta el diseño y la distribución de espacios: "El hecho de estar en un espacio amplio y acondicionado facilita el estudio, que al fin y al cabo es a lo que se viene", indica. Aplaude la insonorización que amortigua ruidos muy comunes en las bibliotecas como los arrastres de sillas "que te acaban desconcentrando". Todos esos detalles están cuidados en este centro, dice, que dispone de áreas con sofás y tumbonas por todo el recinto para desconectar o tomarse unos minutos de relax: "Ha sido un acierto", señala.

Amelia se declara "fan" de las bibliotecas y, en especial de la de Ourense, que visita con una asiduidad de "como mínimo, una vez a la semana". Todavía nota en falta algunos detalles en la nueva instalación pero su valoración es muy buena: "Antes sabía donde estaba cada cosa y ahora todavía te pierdes un poco, pero es mucho más atractiva", señala. Aprecia el silencio, la amplitud y la accesibilidad: "no hay que subirse a nada para coger los libros", destaca.

La sala infantil es uno de los lugares favoritos de los usuarios. Todos los días de Navidad hay actividades en esta sala a las 12.00 horas y ayer estaba llena. Carlos López acudió con su hijo Óliver y ambos estaban maravillados: "La mejora ha sido increíble; aquí lo malo son los accesos a pie porque hay una elevación muy pronunciada, pero de la biblioteca solo se pueden decir cosas buenas. La espera ha merecido la pena", concluye el padre.

Compartir el artículo

stats