Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cesa el temporal pero se mantiene la alerta en los ríos por el elevado caudal

-Este otoño ha llovido un 75% más que la media histórica y los embalses están al 90% -La Diputación trabaja en la reparación de las carreteras hundidas en Muíños y A Gudiña

Cesa el temporal pero se mantiene la alerta en los ríos por el elevado caudal

Cesa el temporal pero se mantiene la alerta en los ríos por el elevado caudal

Ourense empieza a recuperar la normalidad tras la sucesión de borrascas que ha mantenido en jaque a los servicios de emergencias y ha provocado centenares de incidencias en la provincia. El temporal ha amainado y cesaron las lluvias pero el caudal de los ríos sigue siendo muy alto y se mantiene el riesgo por desbordamiento en el Miño en A Peroxa y Ourense, en el Avia en Ribadavia, y en el Sil en O Barco de Valdeorras.

El informe semanal realizado por la Confederación Hidrográfica Miño-Sil y actualizado ayer constata que este otoño ha llovido en Ourense un 75% más que lo habitual en estas fechas. Desde el 1 de octubre la precipitación acumulada alcanza los 740,3 l/m2, y sólo en la última semana se recogieron 168 l/m2. Los embalses se encuentran al 90,67% de su capacidad máxima, un 25% más que lo habitual para la época, y 30 puntos por encima del volumen registrado el año pasado.

Destaca el embalse de Prada, en el río Xares, que está al 99,5% y ya no puede contener más agua, o el de Santa Eulalia, en este mismo río, que alcanza el 98,62%. El embalse de As Portas, en el río Camba, llega al 97%, y el de Peñarrubia, en el Sil, al 97,52%.

Los caudales circulantes, destaca la CHMS, están a estas alturas un 344,3% por encima de su promedio histórico.

Los daños han sido cuantiosos y durante estos días las oficinas técnicas de los concellos afectados y la Diputación trabajan en la revisión y cuantificación de los desperfectos. La red viaria, equipamientos públicos y parques son las infraestructuras más afectadas, a lo que hay que añadir el corte del fluido eléctrico por caída de postes y averías que todavía ayer mantenía sin luz a 3.500 hogares de la provincia, mil al cierre de la jornada, en zonas de montaña, Ribeiro y O Carballiño .

En la capital de As Burgas, el Miño continuaba ayer con un nivel próximo a los siete metros y un caudal de 2.197 m3/s a su paso por la ciudad de Ourense, donde parte de los paseos fluviales siguen anegados y las piscinas públicas de Oira sepultadas bajo las aguas. El edil de Infraestructuras, Miguel Caride, afirmó ayer que el fin de semana fue muy complicado con numerosas incidencias en la ciudad, desde el derrumbe de un muro en Cotoriño a numerosas caídas de árboles en Palmés, Seixalbo, el paseo de O Polvorín, en el entorno del centro comercial Ponte Vella y Santa Cruz de Arrabaldo, entre otros. También se vio afectado el alumbrado público, explicó el concejal, con más de 60 incidencias registradas ayer en Marcelo Macías, en la calle Batundeira de Velle, en Camiño da Costa, Untes, Cruz Alta, Otero Pedrayo o San Rosendo, donde no funcionó la iluminación navideña.

Caride, que destaca el trabajo intenso que están desarrollando los operarios para resolver las incidencias pide "paciencia a la ciudadanía" por los inconvenientes causados por una climatología adversa excepcional.

También en la Diputación las brigadas de Vías y Obras trabajan en la reparación de las múltiples incidencias provocadas por las borrascas Elsa y Fabien. Quince carreteras sufrieron cortes por inundaciones, desprendimientos o caídas de árboles en localidades como Pontedeva, Padrenda, Xinzo de Limia, A Merca, Rairiz de Veiga y Lobeira, además de los hundimientos de calzada en la carretera de Lobios-Fornadeiros, en Muíños, y la de Erosa en A Gudiña. El diputado Pablo Pérez explica que todavía es prematuro cuantificar los daños ya que para estas dos obras es necesario redactar proyectos y analizar presupuestos. Por ahora, indicó, "estamos buscando una solución provisional".

Compartir el artículo

stats