Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Siete guías para Santa Eufemia

Los vecinos se encargan de abrir sus puertas, atender a los turistas y limpiarla

Capilla de Santa Eufemia de Ambía. // FdV

Capilla de Santa Eufemia de Ambía. // FdV

En Baños de Molgas existe la capilla de Santa Eufemia de Ambía, que data del prerománico, y que para su embellecimiento el Concello lleva unos dos años de actuaciones en su entorno, efectuando una inversión de casi 100.000 euros. Asimismo, ha solicitado a Patrimonio más atención en el mantenimiento de este monumento que data del siglo IX, que recibe visitas a diario y tiene como guías de turismo a los propios vecinos del lugar que se turnan para atender a los visitantes y ofrecerles una explicación detallada sobre lo más destacable de este templo.

Baños de Molgas destaca especialmente por el Santuario de Os Milagros, templo barroco del siglo XVIII, el Museo dos Devanseiros de artes y oficios rurales de la zona, pero también posee otros recursos de gran valor y atractivo turístico como esta la Capilla de Santa Eufemia de Ambía que todas las semanas recibe visitas.

Desde el Concello se han preocupado en mejorar su entorno poniendo el cableado subterráneo, adecentamiento de las plazas, pero apuntan que hace falta potenciar el mantenimiento de la propia capilla, en su tejado e iluminación, por lo que hace tres años se dirigió a Patrimonio esta petición que por ahora no ha sido atendida.

También se destaca la necesidad de adecentar la Fonte das Ninfas que está en ese entorno por la que según explica el alcalde, Jaime Iglesias, "se entiende que la iglesia se construyó para cristianizar la zona porque era un lugar de devoción a las ninfas, diosas del agua, en la época romana". Apunta que su "bico" fue declarado BIC así como la propia capilla. Señala la necesidad de recolocar sus piedras y limpiarlas, y consolidar un muro de sillería que se está cayendo debido a las raíces de los árboles. Tiene agua y la utilizan los vecinos para beber.

En esta capilla de Santa Eufemia se oficia misa cada dos domingos, y recibe visitas a lo largo del día siendo los propios vecinos, unos siete, los que hacen de guías turísticos, abriendo sus puertas y ofreciendo explicaciones sobre lo más destacado que alberga, como un Cristo medieval-románico hecho en madera, la figura de un siervo grabado en una piedra, un ara romana que sería parte del atril donde se oficia la misa, la propia Santa, y unas piedras fundacionales de la capilla procedentes de una pieza principal que partiera en tres trozos al caer. Un trozo está en la pared de una casa, otro en un hórreo, y otro en un palleiro. Éstos dos dos ultimos se llevaron de vuelta a la capilla pero el otro trozo de piedra sigue en la vivienda que está habitada y para verlo hay que entrar al jardín.

Esta capilla cayó hace siglos, tenía originariamente tres naves, y se reformó con algunos cambios. Los vecinos ofrecen explicaciones a los visitantes, y a mayores hay un cartel informativo en el lugar, y existe una aplicación en la web. Cada mes se turnan para tener las llaves y hacen de guías. En la capilla hay un cartel en la puerta indicando donde están las llaves.Una de estas personas es Verónica, que destaca que llegan turistas "de todo España y del mundo". Recuerda que cuando era niña llegaban muchas excursiones de chinos, y también muchos janponeses. Y es que esta capilla dice "tiene piezas auténticas", y es muy antigua, prerománica, y "solo hay dos catalogadas en Europa de esta época". Asimismo, tiene un cristo que según expertos que la han visitado "solo hay otro parecido de la misma época".

Explica Verónica que algunas excursiones llegan con guía y es cuando los vecinos del pueblo que tienen las llaves aprovechan para escucharles y aprender sobre la historia e importancia de este monumento. También llegan por su cuenta estudiosos del arte que comparten sus conocimientos. Todos estos datos que aprenden después les sirve para informar a personas que llegan por su cuenta a conocer a esta capilla.

Además de abrir sus puertas y hacer de guías turísticos también se encargan de su limpieza y cuidado, y aunque en invierno son pocos, en verano llegan más por vacaciones y también contribuyen a ello. Asegura Verónica que estetemplo por dentro está muy bien cuidado.

Compartir el artículo

stats