La incidencia de la violencia contra el personal médico, que incluye agresiones físicas y verbales, coacciones y amenazas, es mayor entre el colectivo profesional femenino. Desde el Colegio de Médicos de Ourense señalan que en esto incide también que la demografía ha cambiado en la plantilla médica, ya ahora hay más mujeres en el ejercicio de la medicina que hombres. En el caso de Ourense, el 'sorpaso' se produjo este mismo mes. De los 1.614 médicos colegiados a fecha del 6 de noviembre, 808 son mujeres y 806 hombres.

Al margen de la demografía en la plantilla, lo cierto es que entre el perfil agresor existe un predominio masculino mientras que la mujer es mayoría entre las víctimas: "El agresor parece ver en las mujeres una sensación de mayor vulnerabilidad, principalmente en entornos de urgencias y consultorios aislados", señaló el presidente del colegio médico.