Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Se va de viaje con parte de los 29.000 euros apropiados a su primo muerto y tía impedida

Con "grave irresponsabilidad" del banco, afea la jueza, logró ser cotitular de 3 cuentas -Tras morir su primo usó la tarjeta para "necesidades y caprichos"

Vista al exterior desde el edificio judicial de Ourense. // Iñaki Osorio

La magistrada del Penal 2 de Ourense impone 2 años de prisión a una mujer de la ciudad de As Burgas, de 51, por un delito continuado de apropiación de unos 29.000 euros de las cuentas de un primo, que estaba en situación terminal, y de una tía también impedida. En el juicio, la acusada reconoció que parte del dinero lo dedicó a costearse un viaje a Salou, localidad tarraconense de la Costa Brava. La sentencia no es firme y admite recurso de apelación a la Audiencia Provincial. La jueza impone una pena mayor que la que pedía la Fiscalía -1 año y 9 meses-, y más baja que la de la acusación particular (3 años).

Entre mayo y agosto de 2012, la acusada logró ser incorporada como titular en una cuenta en la que figuraba solo su primo y en otras en las que figuraban tanto el hombre como su tía. No ha podido averiguarse la forma "en que pudo ser designada cotitular", en especial en las cuentas de ambos juntos, puesto que ninguno tenía ya capacidad para ir al banco y prestar su consentimiento. La tía, que falleció en enero de 2014, estaba inmovilizada y, según sus cuidadoras, no podía firmar, no veía y no pedía desplazarse, siendo dependiente. El primo, que murió en agosto de 2012, estaba terminal en el hospital.

Tan pronto tuvo acceso a las cuentas, la acusada movió el dinero. El 21 de agosto de 2012, ocho días después del fallecimiento de su primo, se transfirió 8.728 euros a su cuenta e hizo cargos por importe de 2.191,62 euros. El 14 de enero de 2013, se transfirió 10.000 euros desde otra de las cuentas y el 29 de enero, otros 8.000. Además hizo cargos personales, sin permiso de sus familiares, en la otra domiciliación bancaria, por 300 euros.

La declaración de la acusada constata "plenamente" el delito, dice la magistrada. Reconoció que entró a formar parte de las tres cuentas de su primo y tía, nutridas de sus pensiones y un plan de seguros del varón. Admitió que, días después de fallecido su primo, usó una tarjeta asociada a una de las cuentas para hacer frente a los gastos de un viaje familiar a Salou. "La propia acusada admite que usó un dinero del que no era titular para satisfacer sus propios gastos personales", subraya la magistrada. Por ejemplo, 60 euros en un hotel o 600 euros retirados en un cajero, más otros cargos durante el trayecto. Tras la muerte de su primo, la acusada usó la tarjeta no solo para el viaje a Cataluña "sino para satisfacer todo tipo de necesidades y caprichos", como joyería, librería, electrónica o supermercados.

La mujer, en cambio, negó que se apropiara del resto de cantidades, pero la jueza del Penal 2 ve una prueba "clara y contundente" de que se transfirió el dinero para "la exclusiva satisfacción de sus intereses personales". Además la magistrada subraya la "grave irregularidad e irresponsabilidad" del banco, donde se abrieron dos de las cuentas. "O bien permitieron que la acusada se llevara los papeles para que los trajese firmados, haciendo una dejación absoluta de su obligación de verificar, o bien, el supuesto más grave aún, se consintió la inclusión de la acusada en las cuentas, pese a no estar presente los dos cotitulares". Cree simuladas las firmas pero no puede condenar porque las acusaciones no imputaron falsedad.

Compartir el artículo

stats