Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los pioneros de la ingeniería agrícola cumplen 25 años

Los primeros egresados reivindicaron en su reencuentro una apuesta por estos estudios

La primera promoción en su acto de graduación. // Duvi

La primera promoción en su acto de graduación. // Duvi

El grado en Ingeniería Agraria es hoy es la titulación con menos demanda del campus de Ourense pero en su primer curso de implantación, hace 25 años, logró 140 matriculados. Bajo la denominación entonces de Ingeniería Técnica Agrícola, formó a los primeros ingenieros agrícolas en una provincia eminentemente rural y con una economía muy focalizada en el sector primario. Aquellos pioneros se reunieron ayer para celebrar el 25 aniversario de su promoción y poner en valor una carrera que ha perdido atractivo pero que abre múltiples posibilidades en el mercado laboral.

Una de aquellas alumnas es Bibiana Fucci Antón, hoy secretaria técnica del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Ourense, que recuerda que aunque hubo algunos abandonos, la mayor parte del alumnado culminó los estudios con éxito. "En la foto éramos unas 70 personas, algo impensable hoy", explica.

El contacto entre compañeros se mantiene a día de hoy y fue en una de esas comidas en las que la efemérides salió a colación: "Decidimos organizar algo especial con motivo de los 25 años y tanto al presidente del colegio (Manuel Rojo) como a la universidad les pareció estupendo", explica. También aceptó la invitación el padrino de la promoción, Manuel Gómez-Franqueira, presidente del Grupo Coren, si bien finalmente acudió el director general, Emilio Rial.

La celebración coincide con la preparación por parte de la Facultad de Ciencias de un plan de captación de alumnado para sus tres titulaciones. Ingeniería Agraria es la que peor demanda tiene y el decano, Gil Garrote, aprovechó ayer su intervención en este acto para incidir en la trayectoria de estos estudios y la buena posición del centro en los rankings internacionales de investigación agroalimentaria.

José Ángel Cid, uno de los alumnos que ayer repitieron la fotografía de grupo que se hicieron hace 25 años en la escalera del Politécnico, es hoy profesor de Topografía en la misma facultad. Defiende también la importancia de estos estudios, con competencias profesionales ligadas al medio rural que, afirma, "están cubriendo prácticamente todo el trabajo técnico que se está realizando en el rural de la comunidad gallega".

Frente al mayor interés que pueden despertar titulaciones más tecnológicas, José Ángel Cid defiende las amplias posibilidades del sector agrario: "Quizás no atrae tanto como el sector industrial o el digital, pero el sector primario va a estar siempre ahí", señala. Desde el punto de vista académico, destaca los avances que se han producido durante estos 25 años tanto en medios técnicos como en infraestructuras y profesorado.

Bibiana Fucci destaca el carácter "multidisciplinar" de la titulación, que "te permite trabajar como ingeniero técnico, proyectando naves, granjas, almacenes, todo lo que tiene que ver con el ámbito agropecuario, resolvemos mediciones, levantamientos topográficos, valoraciones, informes periciales... Da mucho juego", afirma.

De la primera promoción, la mayoría están trabajando como docentes, funcionarios en el sector público, en oficinas, incluso en consejos reguladores, relata. El colegio profesional tiene 275 inscritos.

Compartir el artículo

stats