Modernizar y renovar el paseo fluvial del río Miño. Ese es el objetivo que se ha marcado el grupo de gobierno del Concello de Ourense desde que tomó posesión. Una apuesta social y deportiva que está acompañada con el asesoramiento técnico de la delegación del Colegio de Arquitectos de Galicia. En dichas reuniones, se ha puesto encima de la mesa la necesidad de modernizar e integrar los más de 12 kilómetros de paseos que tiene el río Miño por ambos lados y todos los componentes que lo integran.

Una sucesión de espacios verdes con arboleda que, en algunos casos, se encuentran intransitables o en un estado de abandono visible. La queja social también construye una crítica negativa al explicar que una falta de definición de los espacios provoca "sustos" entre peatones, corredores y ciclistas, así como la falta de un alumbrado que permita caminar con seguridad por todo el firme.

El alcalde de Ourense, Pérez Jácome, el presidente de la delegación ourensana del Colegio de Arquitectos de Galicia, Rafael Castro, y el secretario del colegio, Abel Mares, se sentaron para abordar la hoja de ruta de la apertura de un concurso para recibir diferentes proyectos con el objetivo de modernizar y apostar por la reforma del circuito termal que rodea el río Miño.

Según explica Rafael Castro "la iniciativa partió del Concello, en concreto del alcalde, para mejorar uno de los emblemas de nuestra ciudad. Nosotros somos interlocutores a nivel técnico para definir los parámetros y las fases de los proyectos".

El Colegio definirá el ámbito de actuación que engloba los senderos fluviales del río Miño desde la pasarela de Oira hasta Outariz y en el sentido contrario. "En este concurso de ideas, esperamos tener diferentes proyectos para poder comparar y elegir el que mejor se adapta al entorno y al objetivo de renovar esos 12 kilómetros de paseo", explica Rafael Castro.

Una serie de proyectos que tendrán que tener los apellidos de "integral y accesible" para que el río Miño sea un agente diferencial y no un mero "recurso alejado de la ciudadanía".

Las diferentes actuaciones que se han desarrollado a lo largo de los años en ese recorrido no han servido para mostrar un paseo uniforme, con definición de los espacios y con un aprovechamiento por parte de la población.

"El proyecto que se presente tiene que englobar toda la zona del río Miño, es decir, todo ese recorrido termal que tiene. Tiene que ser una idea en cuanto a infraestructuras, pero no descartamos que si encontramos un proyecto total, se pueda acometer en varias fases. Eso hay que estudiarlo". Desde el Colegio de Arquitectos de Galicia, explican que "por el momento hay ciertos espacios en los que no se contempla una intervención puntual", por las Pozas de Maimón y A Chavasqueira.

El compromiso que adquiere el Concello de Ourense es que "esto esté plasmado antes de Navidad y podamos acometer el proyecto durante este mandato".