Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una marca con alma de mujer

El nombre de María Cala tiene una historia familiar detrás. La diseñadora de las piezas, Eliana Carral, visitó hace unos años, con su hermana, el museo dedicado a la figura de Frida Kahlo, la Casa Azul, en la Ciudad de México. "Cuando salimos de allí, mi hermana y yo nos prometimos que la primera que tuviera una hija le llamaría María Cala", comentó Eliana. Al emprender su firma de joyas, la diseñadora bonaerense se acordó de aquella promesa. "Decidí ponerle María Cala a la marca porque para mí era como mi primer hijo", aseguró. Esa alma femenina, de hermandad y de lucha, la conservan cada una de las piezas que Eliana Carral elabora desde su hogar ourensano. Obras con plata y piedras dirigidas a mujeres actuales. "María Cala está enfocada a un público femenino con edades comprendidas entre los 25 y los 45 años", destacó la diseñadora. Las mujeres que acuden a su punto de venta buscan diseños singulares, únicos y que combinen fácilmente con otras joyas que guardan en el joyero familiar. El colorido de sus piezas atrae a un público joven que quiere romper con el tono plateado de la plata tradicional y sus diseños artesanales imprimen carácter convirtiendo una pieza de plata en una joya atemporal y de valor personal. "Algunas clientas llegan en busca de collares que combinen con pulseras o pendientes de firmas de un poder adquisitivo mayor, en cambio, otras buscan singularidad", afirmó.

Compartir el artículo

stats