Las XXXVI Xornadas de Folclore llegaron ayer a la capital de la provincia ante una Plaza Mayor llena en aforo y con un público expectante. A las 22.30 horas, los seis países participantes comenzaron el tradicional desfile desde el parque de San Lázaro, en el que recorrieron las principales calles del centro de la ciudad hasta llegar a la Plaza Mayor, donde a las 23.00 horas comenzó el espectáculo del folclore. Ourense, al igual que Ribadavia, es una de las localidades en las que se puede presenciar el repertorio de los seis grupos internacionales que acudieron este año a la provincia. Las 216 personas que componen el elenco de esta edición pertenecen a las agrupaciones del Ballet Folklórico de la Paz de Bolivia, el Grupo Coreográfico Fantasy de la zona rusa de Cheliabinsk, el Ballet Folclórico de Puente Alto de Chile, el Folk Ballet 'Simyonov' New Belgrad de Serbia, la Compañía Folklórica Nieves Paniagua de México y el Taiwan Folk Music Ensemble-Queen Dance Company de Taiwán.

Cada uno de ellos exhibió su cultura y su folclore a través de espectáculos coloridos, con mucho ritmo y gran interacción con el público allí presente. En la Plaza Mayor ourensana se pudieron ver desde las tradicionales danzas de los Andes hasta los recatados bailes de Taiwán, pasando por el belicismo de las danzas rusas, el colorido mexicano, la fuerza de los chilenos o la gran presencia escénica del folclore serbio. Los pases de cada uno de los grupos duró, aproximadamente, seis minutos, teniendo el espectáculo una duración global de dos horas.

Este año, los pases han recortado su tiempo a causa del frío inusual que sufre la provincia en este mes de agosto. El primer país en actuar fue Taiwán, que realizó un solo pase por petición propia; la segunda actuación estuvo protagonizada por los chilenos, que llenaron el escenario con 13 músicos y más de una decena de bailarines; los terceros en aparecer fueron los rusos de Cheliabinsk, que ofrecieron una exhibición de la danza rusa tradicional y otras del folclore propio de su zona. El cuarto grupo fue México, que llenó de color y de ritmo la Plaza Mayor a cargo de las danzas aztecas y el folclore jalisco. Bolivia se mostró con sus máscaras de Carnaval y con sus danzas tradicionales de los Andes. La última actuación corrió a cargo del ballet serbio, que demostró su fuerza y su presencia en los dos pases realizados ante el público ourensano.

Las Xornadas finalizarán mañana, 14 de agosto, con la actuación de todos los grupos en el Auditorio do Castelo de Ribadavia, a las 23.00 horas. Hoy, martes 13 de agosto, las agrupaciones viajan a las localidades de Entrimo y Verín. La alameda de Entrimo acoge a Chile, México y Serbia a las 20.30 horas, y los vecinos de Verín disfrutarán de las danzas de Bolivia, Taiwán y Rusia, a las 22.30 horas en la Plaza Mayor de la localidad.