Los niños y jóvenes que participen en la 32º edición del Campamento Urbano de Amencer, que se desarrollará desde el 1 al 13 de agosto, tendrán la oportunidad de realizar pinturas en el muro, sobre las principales actividades que van a protagonizar, con pintura plástica de exterior, que pueda aguantar durante años las inclemencias del tiempo, en una ciudad que suele sobrepasar los 40 grados de temperatura durante el verano y que en los duros días de invierno tendrá que aguantar grandes chaparrones de agua, heladas y una drástica caída del mercurio, hasta valores muy bajos, de tan solo tres o cuatro grados.

Las pinturas que realizan los niños y jóvenes que participan en el Campamento Urbano de Amencer permanecen sobre el muro durante lustros, constituyendo una especie de arco iris de colores. Solo se liberan cada año una docena de metros, recubriendo de blanco los más deteriorados, para que cada edición pueda dejar ahí su huella artística, con referencia al día de la cultura, el día del agua y el de Ourense centro, entre otros, a los que se suman otros nueve o diez metros para hacer un graffiti, realizado por un experto, para que los participantes puedan contemplar la técnica.

Iago Acevedo retocaba con otro grupo de chicos el escudo de Amencer y las letras del topónimo Ourense, reproduciendo la imagen del puente romano, que se encuentra a pocos metros del Colegio Salesiano.

En torno a 1.700 niños y jóvenes participan en los campamentos de Amencer, alumnos de la mayor parte de los centros educativos de la ciudad, tanto públicos como privados, de otros puntos de la provincia y del exterior, mediante la incorporación de chicos que llegan con sus familias a Ourense para pasar las vacaciones, desde otras comunidades autónomas, como el País Vasco y Castilla-León.

Realiza desde el 1 al 13 de agosto la 32 edición del Campamento Urbano Infantil, para niños con edades comprendidas entre 8 a 16 años. El Campamento Urbano Juvenil del Concello de Ourense se desarrolla en las mismas fechas, para jóvenes a partir de los 15 años, hasta 20 o incluso con edades ligeramente superiores. Empieza a las 22.30 horas, con una programación muy variada, que incluye cine al aire libre, deporte nocturno, termas, grandes juegos musicales y juegos de rastreo por la ciudad. La programación depende de los propios participantes, que al ser mayores pueden adoptar cambios.

Los momentos más llamativos de los campamentos de verano son la suelta de globos desde todos los puentes y pasarelas de la ciudad que hay sobre el río Miño, uno por cada niño participante, que resulta muy vistosa, con la que se inaugura el Campamento de Verano Amencer; la salida de quince autobuses hacia la playa; el día de las Olimpiadas que celebran en Monterrei; la Fiesta de la Espuma, en la que participan los bomberos de la ciudad suministrando agua con sus mangueras; los rastreos por todo el casco antiguo de la ciudad; el Día de la Discoteca, y el Día de la Cultura Urbana con Graffitis.