Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lluvia llegó a la hora del chuletón

La XXI edición no logró superar los mil comensales a causa del mal tiempo

Chuletones a la parilla. // Carlos Peteiro

Chuletones a la parilla. // Carlos Peteiro

El mal tiempo vino a empañar un poco la celebración de la XXI Festa do Chuletón de Garabás, en Maside, impidiendo cumplir las previsiones para este año por parte de la organización pero "se igualó a la pasada edición y si no fuera por la lluvia se hubiera superado en unas cien personas más la venta de tickets" apunta José Luis Blanco, que asegura que si no fuera que hizo su aparición justo a la hora de comer "se hubieran liquidado los 1.100 chuletones".

Alrededor de 800 kilos de carne de un solo carnicero de A Barrela, en Chantada, fueron degustados ayer en una fiesta que destaca por la calidad de su producto. No obstante, a pesar de ello, algunas personas se marcharon ya que la lluvia justo llegó a la hora de comer y hubo gente que incluso se fue a pesar de "tener los tickets comprados". Había dos carpas y mesas también al aire libre y "es que no daba lluvia para esta zona", observa Blanco. Cayó durante poco más de media hora y por la tarde lució el sol.

La primera edición apenas rondaría las 200 personas, ya que "fue algo que siguió de hoy para mañana", recuerda Blanco, pero este evento gastronómico fue creciendo con los años hasta consolidarse. Hasta ahora en muy pocas ediciones se agotaron los kilos de carne, y para evitar que suceda "siempre procuran tener más en reserva".

La fiesta repite su formato año tras año, y el menú es siempre chuletón de 700 gramos aproximadamente, patatas, pimientos, pan y vino. Antes "las reses eran de los carniceros de la zona pero unos cerraron y otros se jubilaron" por lo que para garantizar el aprovisionamiento de la fiesta fue necesario llegar a un acuerdo con un carnicero de A Barrela, donde tienen cada año asegurado el suministro. La organización es siempre un grupo de vecinos que cuenta con la colaboración del Concello y la Diputación y la fiesta se autofinancia a pesar del precio "está muy al límite" comparado con otras fiestas que cobran más.

Compartir el artículo

stats