Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense estudia cómo salvar los "escollos jurídicos" para extender el transporte a municipios limítrofes

Cifra en un millón la deuda de Barbadás por la depuración de agua - Barbadás pagó "religiosamente" a su concesionaria pero hará un estudio - La ciudad busca mejorar servicios con los concellos colindantes

El concejal Miguel Caride, ayer, tras la junta de gobierno. // Iñaki Osorio

El concejal Miguel Caride, ayer, tras la junta de gobierno. // Iñaki Osorio

Con el objetivo de sacar a concurso a finales de año la concesión del transporte urbano y con el proyecto pendiente de un servicio metropolitano en colaboración con la Xunta, el Concello de Ourense estudia la posibilidad de extender algunas líneas de autobús para dar servicio en municipios colindantes como Barbadás, San Cibrao das Viñas y Coles, en concreto en áreas como A Valenzá, en la práctica un barrio más de la ciudad y con un notable flujo de personas que se desplazan a diario para trabajar o hacer su vida. El concejal de Infraestructuras, Movilidad y Transporte, Miguel Caride (DO), anunció que se están estudiando "convenios bilaterales" con esos ayuntamientos para hacer llegar el transporte, aunque es consciente de que será necesario salvar "escollos jurídicos" y hacer un estudio, puesto que en el pasado, cuando se planteó ese tipo de solución en A Valenzá, hubo reclamaciones por parte de una empresa. "Pero ha variado el marco legislativo y estamos viendo la posibilidad de extensión de líneas", se reafirma el edil.

"Queremos hacer un esfuerzo tremendo para dar el servicio. A veces se contraponen los intereses económicos de determinadas empresas con los reales de la ciudadanía, pero cualquiera puede entender que los autobuses urbanos puedan llegar al final de A Valenzá. Es importantísimo buscar una solución de transporte efectivo. Estamos aquí para buscar soluciones. Intentaremos salvar los escollos jurídicos y, en su caso negociar, con las empresas que corresponda".

Ourense mantiene diálogo con municipios colindantes y su intención es que la comunicación sea "fluida" para abordar de forma conjunta materias como la depuración el agua, el transporte o la seguridad. Este martes hubo una reunión con representantes de Barbadás. Además de poner sobra la mesa el deslinde pendiente desde hace décadas, el Concello de la ciudad cifra en 1.058.896,4 euros la deuda de ese consistorio por la depuración del agua en 2016, 2017 y 2018, incluyendo el aumento de coste que supuso la puesta en marcha de la nueva depuradora de Reza. "Hay cinco conexiones de aguas residuales a la red de Ourense, eso tiene un coste que están pagando los ciudadanos de Ourense. Hay que repercutir la parte que corresponda a Barbadás. El problema es que no existen caudalímetros" -para un precio exacto por metro cúbico- "y los criterios se basan fundamentalmente en el número de habitantes y en los estudios del coste por habitante en Ourense. Tenemos que ver si los números son correctos, estudiar sus alegaciones y, sobre todo, para evitar que siga ocurriendo, hacer un convenio que establezca un precio por metro cúbico así como la colocación de los caudalímetros", explicó el edil ayer.

Desde Barbadás, el alcalde Xosé Carlos Valcárcel (PSOE) afirma que su municipio "pagou relixiosamente todos os importes" a la empresa concesionaria hasta 2015, cuando venció el convenio, y también con posterioridad. Con todo, el regidor admite que "pode haber algunha contía que se derive dun incremento de poboación. Hai que facer un estudio económico e a partir de setembro un convenio novo e revisar os importes".

Reunión con Coles

También se han producido contactos desde el Concello de Ourense con el alcalde de Coles, otro municipio colindante "que conecta parte de la depuración a la red de Ourense pero que también da servicio de abastecimiento de agua a barrios de Ourense limítrofes", explicó ayer Caride.

Compartir el artículo

stats