Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cuelgan en la red 100 cartas de Otero a Fraguas

Luz Pozo Garza recibió el Premio Trasalba 21 días antes de cumplir los 97 años de edad, aportando el texto y el audio de las palabras de Ramón Otero Pedrayo que grabó hace medio siglo, en el transcurso de una entrevista que le hizo al patriarca de las letras gallegas en su pazo, a donde había acudido acompañada por su hija, que "tenía 11 años". Pozo mantiene una idea muy fresca de aquella conversación. "El reloj daba las horas, mientras Otero hablaba y hablaba sin parar. Él hablaba muchísimo, y pasaba de unas situaciones a otras, pero era todo superinteresante, muy interesante, porque era un hombre que sabía muchísimo". Reconoce que logró fascinarla. Esa documentación, unida a las lectoras que había realizado de su obra, le sirvió de base para hacer un pequeño libro sobre el escritor, incluido en la segunda edición del Códice Calixtino.

El jurado reconoce que Luz Pozo "no es solo una poeta oteriana, amiga del escritor -pasó algunos días en la casa de Trasalba, invitada por Otero y su mujer, Dona Fita-, la reconoce como "autora de uno de los poemas más bellos dedicados a su ausencia: 'Consagración de Trasalba'". Y la contempla como "la poeta más importante del panorama lírico gallego".

El jurado considera que Luz Pozo "aporta, desde una visión muy personal, una sensibilidad profunda e impregnada de sensualidad, en la que el amor, la preocupación existencial, la libertad de la patria y la muerte se entrelazan, construyendo obras de sublime autenticidad y madurez".

Durante su intervención, Luz Pozo exaltó la figura de Ramón Otero Pedrayo "como patriarca de las letras gallegas, que custodió el habla y la cultura durante los años terribles que pasamos de guerra y de postguerra". Hizo referencia a la amistad que "he mantenido con él y de cuánto lo he querido y admirado". También habló sobre su último libro, Pazo de Tor, que evoca las raíces de una rama de su familia, los Garza, en Monforte de Lemos, 71 años después de la publicación en Vigo de su primer poemario, Ánfora, en 1948.

Tanto los críticos como la propia autora reconocen que Ánfora es uno de los principales libros de su producción. Se trata de su primera obra, que luego continuó escribiendo hasta los 27 años. "Para mi es un libro fundamental. No está todavía bien estudiado. En aquellos tiempos se decía que tenía influencias de poetisas americanas, que yo aún no conocía. Hace poco me di cuenta de que no venía de ahí la tradición poética y sobre todo la tradición erótica. Me venía de un poeta francés muy sabio, que se dedicaba sobre todo a los estudios de Grecia y Roma. Eso está todavía sin estudiar. Las influencies que decían que tenían los poemas de Álfora no son correctas".

El director xeral de Políticas Culturais, Anxo M. Lorenzo, reconoce a Luz Pazo como "una de las voces gallegas más destacadas y reconocidas, tanto a nivel nacional como internacional".

El presidente de la Fundación Otero Pedrayo, contempla a Luz Pozo como "la voz más poderosa de la poesía gallega del momento, que ha realizado una gran aportación a lo largo de su dilatada trayectoria".

Luz Pozo recibió la noticia de que le habían concedido el Premio Trasalba el día 23 de marzo, cuando se encontraba en cama, con una pierna rota, a la espera de ingresar en un hospital la jornada siguiente, para una intervención quirúrgica. Y en unas declaraciones que realizó a este periódico, ya anunciaba: "Yo voy allí encantada (a Trasalba, para recoger el galardón), aunque sea en patinete". Y agregó con ironía: "Para ese día tengo que estar muy fuerte, como si tuviera veinte años".

Compartir el artículo

stats