Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Uno de cada tres emigrantes que llega a Ourense abandona Venezuela: 1.191 el último año

"El aumento es sustancial; algunos tienen padres o abuelos que salieron de aquí pero también muchos sin nexo", dice el colectivo

Virgilio Morello, responsable de atención al retornado, en la sede de Alma Llanera en Ourense. // I. Osorio

Virgilio Morello, responsable de atención al retornado, en la sede de Alma Llanera en Ourense. // I. Osorio

La provincia de Ourense ha perdido 1.435 habitantes en un año, cerca de un 0,5% de su población, pese a registrar un saldo migratorio positivo, en buena parte por el incremento de las llegadas de venezolanos, con o sin raíces en Galicia, que dejan el país bolivariano ante la grave crisis política, humanitaria y de seguridad que padece. Uno de cada tres emigrantes que llegó a Ourense el año pasado procedía de Venezuela: 1.191 personas dejaron ese país para establecerse en la provincia. No todos tienen nexo ni los mismos medios económicos. Entidades sociales como Cáritas, Cruz Roja o la Fundación Juan Soñador se vuelcan para prestar la asistencia básica. La oficina de la entidad 'Alma Llanera', con sede en las galerías Proyflem, brinda asesoramiento y guía a los recién llegados a España. Desde septiembre de 2017 han atendido a 910 venezolanos. A una buena parte -unas 400 personas- desde enero de este año, lo que indica el aumento de llegadas en los últimos meses.

Virgilio Morello es un venezolano con raíces italianas que lleva 5 años en España, pese a que la primera intención era estar 2 meses. Ahora es el responsable de la oficina de atención al emigrante retornado en Ourense. 'Alma Llanera' es uno de los colectivos de apoyo a la población venezolana que forman parte de Fevega, la federación que integra a todas las asociaciones de este tipo en Galicia. "Se está produciendo un incremento sustancial de la cantidad de personas que están llegando. Aparte de emigrantes retornados o que tienen a padres o abuelos de aquí, vienen venezolanos sin arraigo. La crisis de Venezuela ha hecho que mucha gente abandone el país. La falta de medicinas, la escasez de alimentos y la inseguridad son variables que suman. Muchos no encuentran medicinas y buscan aquí la solución. España es el país que más acoge a venezolanos", relata Morello.

En la oficina, abierta de 10 a 14 horas de lunes a viernes, indican a los que llegan dónde pueden tramitar su papeleo o en qué entidades sociales recibirán ayuda. "El perfil es heterogéneo, hay de todo. Incluso emprendedores que vienen a invertir y continuar en España con sus negocios. También llegan profesionales jóvenes a quienes se les ayuda para homologar sus titulaciones. También se da información a quien no tiene empleo. Servimos de consultores laborales pero también sentimentales y casi de psicólogos", explica Morello. En septiembre se pone en marcha un plan piloto del Instituto de la Familia para fomentar la integración personal y social de las familias que llegan.

Según los datos de migraciones publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), 1.279 residentes en Ourense emigraron al extranjero en 2018, 558 de nacionalidad española y 721 foráneos. El grueso, en los tramos de edad entre los 25 y 50 años, es decir, población activa en plena edad laboral.

Saldo migratorio positivo

En el mismo periodo llegaron un total de 3.404 personas, casi la mitad, 1.687, originarias de Sudamérica, de las que 1.191 son de Venezuela. Los otros lugares principales de procedencia son la Unión Europea, sin contar España (433), con Portugal (241) a la cabeza, así como Brasil (238), Colombia (155), Cuba (152), República Dominicana (115) o México (91). El balance de entradas y salidas, el denominado saldo migratorio, es positivo y compensa la sangría demográfica de Ourense. El año pasado hubo en la provincia 2.125 inmigrantes más que emigrantes, con un balance positivo en todos los tramos de edad. El saldo migratorio es favorable desde el segundo semestre de 2016.

Compartir el artículo

stats