Las elecciones sindicales de justicia, previstas para mañana con un censo de 320 funcionarios, se suspenden. Un laudo arbitral dictado ayer da la razón a Justicia y Progreso -cuya candidatura fue excluida por no llegar al mínimo- y aplaza los comicios al retrotraer el proceso para que la central pueda expresar sus argumentos. Ourense será la última provincia gallega en elegir a sus delegados (13). La cita podría retrasarse incluso a otoño. El voto por correo, ya emitido, se invalida.