Pero si algo deja claro el programa "Móvete por Ourense", en el estudio que se realizó, con las consultas a los ciudadanos, es que existe un incumplimiento de la ordenanza de tráfico, con lo que eso supone para la seguridad. Una de las cuestiones en la que también se hace especial referencia por parte de Stop Accidentes, cuyo representante Beni Bouza entiende que su cumplimiento es necesario y vital para por llegar a ese objetivo de "pacificar el tráfico".

La realidad cotidiana pone de manifiesto que en esa cuestión las cosas no fueron a mejor, sino todo lo contrario, y los problemas derivados por el incumplimiento de la ordenanza se reflejan en la ocupación de los espacios reservados para los autobuses, lo que supone riesgos tanto para conductores como para los peatones.

Algo similar acontece con la doble fila, sobre todo en viales con una importante densidad de tráfico, sin que por parte del Concello se diese una respuesta, más allá de forma puntual, ya que se ha convertido en uno de los problemas que existen en la ciudad. Una cuestión que por parte de Stop Accidentes se viene denunciando de forma reiterada, al igual que el incremento de la circulación por las calles peatonales, en algunas de las cuales ya hubo accidentes.

Estas y otras cuestiones, que como recuerdan fueron resueltas en otras ciudades y citan el caso de Pontevedra, deberían ser la principal prioridad del Concello, ya que eso supondría una mejora en la calidad de vida de los ciudadanos.