Los dos conductores captados por el radar de un control de Tráfico en la A-52 (Allariz) circulando a 237 y 246 km/h el pasado jueves se enfrentan hoy a sendos juicios rápidos en los que el Ministerio Fiscal pedirá para cada uno de ellos un año y un día de privación del permiso de conducir y una multa de 2.880 euros.

Los considera responsables de un delito contra la seguridad vial por exceder la velocidad máxima permitida (120 km/h en el tramo en el que fueron detectados), superando los 80 km/h. De hecho, uno de ellos circulaba a más del doble de la limitación, registrando la velocidad más alta captada por los radares en los últimos cuatro años en la provincia de Ourense.

Este conductor es D.B.V., de 35 años vecino y de Viana do Bolo. Según recoge el escrito de acusación, el pasado jueves conducía un Audi A6 por la A-52, cuando a las 19.25 horas hizo saltar el radar estático sobre trípode instalado por la Guardia Civil de Tráfico en el kilómetro 207,5 en Allariz. Treinta y nueve minutos antes, a las 18.46 horas, el dispositivo había captado también a S.R.L., de 30 años y vecino de O Porriño, que conducía un BMW 235. Circulaba a 237 kilómetros por hora. Ambos deberán responder hoy por estos hechos ante el Juzgado de Instrucción 2 de Ourense.