La Asociación de Amigos do Museo Etnolóxico de Ribadavia denuncia la situación de abandono del Ponte da Veronza, que fue obligado paso del comercio del vino y de la peregrinación durante 800 años. También urge una actuación en la iglesia de Esposende.