Desde la empresa Paratermo Energía aseguran que es mentira que la Confederación Hidrográfica Miño Sil tuvo en cuenta las alegaciones de la Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN) y haya denegado la licencia para construir una planta industrial de producción de metanol y hidrógeno al lado del río Camba en Viana do Bolo. Aclaran que este asunto está desde hace casi dos meses en un contencioso administrativo, ya que llevan 16 meses esperando una respuesta de la Consellería de Medio Ambiente.

El proyecto que cuenta con el rechazo de la SGHN supuestamente afectaría al entorno del parque natural de O Invernadeiro, y según esta agrupación a pesar de la insistencia de Paratermo Energía la Confederación no dio autorización, algo que desmiente Jesús Pereira Vázquez, uno de los socios de la empresa.

Apunta que de momento están esperando el permiso de la Consellería, con la que hay un contencioso porque no se ha pronunciado aún después de más de un año. Añade "se puso recurso de alzada presentando los informes que pedían y ni los han leído por lo que vemos".

A mayores, critica que ningún miembro de SGHN se presentó cuando se levantó el acta "a pesar de ser parte en una causa y se les citó".

Asegura que tan pronto Medio Ambiente de su permiso a este proyecto valorado en 64 millones y que ya cuenta con partida económica para la primera fase, las obras se iniciarán al día siguiente, y que con la nueva tecnología "el agua no la necesitamos pero tampoco la vamos a renunciar". Dice esta tecnología es "totalmente limpia".