La casa rectoral de Parada de Sil, que era propiedad del Obispado, la compró una pareja de Mérida, Extremadura, para destinarla a casa de turismo rural, pero además de hacer negocio está apostando por la recuperación del patrimonio local. Y es que según explica el teniente alcalde, Francisco Magide, esta propiedad religiosa tenía una hermosa portada de entrada que estaba destrozada, y se está recuperando en su totalidad.

Apunta Magide que la portada de la casa rectoral estaba muy deteriorada, con las piedras todas tiradas, y "estos empresarios se han preocupado de poner en valor el patrimonio antes de priorizar cualquier otra cosa, devolviendo la portada a su estado original, poniendo el escudo que llevaba más de 40 años tirado al igual que el frontón todo caído". Dice que los vecinos valoran mucho que los nuevos propietarios "se preocupen por recuperar algo que había dejado de estar ahí y que es muy importante para ellos".

Esta casa rectoral se convertirá ahora en casa de turismo rural, de tipo "Clase A", en el que las habitaciones deben tener un mínimo de 25 metros, siendo "una especie de parador en pequeño".

Y precisamente en la acera de enfrente hay un hórreo en ruinas que el Concello va a recuperar a través del programa Leader "para mantener la memoria de lo que eran y el oficio que cumplían". El proyecto se presentará en marzo y se quiere ejecutar este año.