Un ourensano de 70 años para el que la Fiscalía solicitaba 4 años y 4 meses de cárcel por una "situación continua" de violencia hacia su madre encamada, que falleció días después de que se destaparan los hechos tras la denuncia de una cuidadora, ha sido absuelto por el juez Ricardo Pailos, adscrito al Penal 2 de Ourense, tras no haberse probado el maltrato. La señora murió antes de que pudiera declarar en el juzgado.

La acusación aseguraba que el hombre llegó a dirigirse a su madre con expresiones como "momia", entre otros menosprecios. El encausado reconoció discusiones frecuentes con su madre nonagenaria, con la que convivió durante 18 años antes de su fallecimiento, el 19 de septiembre de 2017, pero negó haberla insultado o amenazado, así como haberla golpeado.

El 1 de septiembre le rascó la espalda, causándole erosiones, "sin que haya resultado probado que tuviese como intención menoscabar su integridad". Tampoco hay evidencias de que la golpease en la espalda y le causara hematomas, ni que la maltratase verbalmente. La sentencia no es firme y admite recurso ante la Audiencia.