La diputada socialista Noela Blanco presentó una serie de iniciativas para pedirle a la Xunta de Galicia que efectúe las gestiones necesarias "para frenar la destrucción de empleo, garantizar los derechos laborales y procurar la viabilidad de la empresa Hijos de L. Chao Sobrino, dedicada a la fabricación de ataúdes y asentada en Ribadavia".

Noela Blanco señaló que la empresa, que actualmente se encuentra sin actividad, "está viviendo movilizaciones internas por parte de sus empleados y empleadas, que reclaman el pago de las deudas y la continuidad de la empresa y, por consiguiente, de sus puestos de trabajo".

Según confirman los socialistas, la deuda asciende a cuatro meses, camino de cinco, y los trabajadores sufrieron hasta tres Expedientes de Regulación Temporal de Empleo durante este mismo periodo.

La parlamentaria socialista destacó, además, el apoyo que está realizando el Concello de Ribadavia, que ha aprobado una declaración institucional en la que muestra su solidaridad con los afectados y afectadas y ofrece su apoyo a una empresa que, según reconoce el PSdeG, ejerce una actividad "fundamental para la economía de la localidad ourensana".

La diputada socialista Noela Blanco le reclama de este modo a la Xunta de Galicia que "haga las gestiones necesarias para garantizar la continuidad de la empresa y no destruir el empleo de sus trabajadores y trabajadoras".